ENERGÏA

Las cons­truc­toras se si­túan para in­vertir en el desa­rrollo de par­ques eó­licos y fo­to­vol­taicos

Renovables, riesgos de burbuja especulativa entre inversores

Comunidades au­tó­nomas re­claman a ope­ra­dores que acudan a pro­yectos para evitar la es­pe­cu­la­ción

El consorcio español de renovables
Renovables en círculo.

Las ener­gías re­no­va­bles han pro­vo­cado en España un es­pec­ta­cular boom entre las em­presas y los in­ver­sores que habrá que ver cómo se desa­rrolla en los pró­ximos me­ses. Desde la pre­sen­ta­ción del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), todo cir­cula en la misma di­rec­ción: apuesta por las ener­gías verdes y fin de las nu­cleares y el car­bón. ¿Hay pastel para to­dos? ¿Existe riesgo de bur­buja?

De momento, los expertos no se atreven a alertar de posibles riesgos porque, primero, Bruselas no ha dado luz verde a las propuestas enviadas por el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez. Y, segundo, porque habrá que ver cómo queda todo lo relativo a las conexiones y los permisos de acceso a las redes para ver dónde se instalan muchos de los parques que se barajan.

Pero, de lo que no hay duda es que, antes de que se resuelvan todos estos aspectos, se ha generado un boom que, cuando menos, despierta ciertas inquietudes entre los expertos y en las propias autonomías. Y es que, los 236.000 millones de euros que moverá el nuevo plan energético de Pedro Sánchez han despertado tal apetito por las energías verdes que todo el mundo quiere estar en el negocio.

Alerta de exceso de solicitudes

La propia Red Eléctrica que gestiona la red de alta tensión del sistema eléctrico ha alertado del exceso de solicitudes que hay -se estima en unas 150.000 megavatios solicitados-, cuando lo que baraja el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima son unos 67.000 megavatios renovables en 2030.

Desde la propia Red Eléctrica se advierte de cierta burbuja financiera y especulativa en algunos de los proyectos con el objetivo de lograr accesos a las redes pero sin tener un proyecto industrial detrás y, posteriormente, revender esos derechos de conexión.

El presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, reconoció en la rueda de prensa posterior a la junta de accionistas, que “hay una cierta especulación” en las zonas de conexión eléctrica. También dijo que le consta que hay comunidades autónomas que están pidiendo a los operadores más consolidados que acudan a las subastas para evitar que muchos proyectos sean simplemente especulativos.

Las constructoras to,am posiciones*

Al margen de estas denuncias que el Ministerio para la Transición Ecológica deberá resolver y atajar cuanto antes, lo que no hay duda es que hay una explosión por las energías verdes. Las tres grandes eléctricas, Iberdrola, Endesa y Naturgy, ya no son las únicas que quieren estar en el reparto de la tarta. Otras grandes como las dos petroleras, Repsol y Cepsa quieren ser parte activa. Y otras como las constructoras, ACS y Acciona, han anunciado igualmente que se suman al negocio.

Sacyr acaba de anunciar también que se une al carro, aunque no en calidad de operadores, ni distribuidores de electricidad, sino como constructores de parques eólicos y fotovoltaicos. Sacyr Industrial quiere meterse de lleno en este negocio y aprovechar el filón que la apuesta por las renovables va a generar.

La apuesta de ACS

Las constructoras se han lanzado al ruedo de las renovables, unas con unos fines y otras con otros. El presidente de ACS, Florentino Pérez, quiere intentar crear un gran grupo eléctrico aprovechando este boom. La filial de generación de energía verde Zero-E y la comercializadora Elia, serán las dos marcas con las que competirá con Iberdrola, Endesa, Naturgy, Acciona y Repsol.

“ACS tiene positivas perspectivas de desarrollo en energías renovables”, dijo Florentino Pérez en la junta celebrada el pasado 10 de mayo. La actual cartera de renovables de la constructora es de 2.000 megavatios y el objetivo es lograr los 8.000 megavatios.

Para ello, la compañía ha creado la filial de renovables Zero-E y la comercializadora Eleia. En el caso de Zero-E, Florentino Pérez tiene previsto sacar a Bolsa una parte de forma que le ayude a financiar las inversiones que tiene en marcha. En cuanto a la comercializadora Elia, su objetivo inicial es alcanzar los 100.000 clientes domésticos, llegar a 50.000 pymes y tener una cartera de 100 grandes clientes.

Acciona vuelve al negocio español

Respecto a Acciona, el plan es volver a invertir en parques de renovables en España, “si se consolida la nueva ley de energía del Gobierno”, ha declarado su presidente, José Manuel Entrecanales. En estos momentos, la constructora tiene ya 1.600 megavatios de potencia con derechos de conexión y su plan es llegar hasta los 2.000 MW hasta 2021, con una inversión de 2.000 millones de euros.

Acciona no acudió precisamente a las subastas que se hicieron cuando gobernaba Mariano Rajoy y ahora, “si se aprueba la ley, iremos, bien a subastas, a mercado o puede que optar a contratos bilaterales a largo plazo (PPA por sus siglas en inglés)”, señaló en la rueda de prensa posterior a la junta.

Respecto a por qué no fueron a las tres subastas anteriores, Entrecanales dijo que, en ese momento existía una cierta “incertidumbre” sobre cuál iba a ser la compensación que iban a recibir las empresas adjudicatarias. Señaló además que, “entonces teníamos mejores mercados a los que acudir”.

Sacyr, en la construcción de parques

El plan de Sacyr no es tanto invertir en renovales sino participar en la construcción y en la gestión de los proyectos que salgan. Según señaló su presidente, Manuel Manrique, el objetivo no es comercializar energía pero sí aprovechar todo el potencial de Sacyr Industrial para construir proyectos.

La compañía está desarrollando en estos momentos un campo fotovoltaico para Naturgy y dos parques eólicos en Chile. “Queremos subir un peldaño más en nuestra cadena de valor”, afirmó Manrique.

Artículos relacionados