Monitor de Innovación

La agencia de ra­ting S&P prevé un di­fícil es­ce­nario para el sector a largo plazo

El impacto del veto a Huawei podría ser "decisivo" para las tecnológicas

La cru­zada de Trump contra China con­tinúa acu­mu­lando malos au­gu­rios

Huawei
Huawei

En el mundo co­mer­cial nada sale gra­tis, y menos si de lo que se trata es de mu­ti­la­ciones a la im­por­ta­ción. La agencia de ra­ting Standard & Poor (S&P) ha ad­ver­tido de que las res­tric­ciones pro­yec­tadas por Washington a los pro­ductos de Huawei po­drían aca­rrear riesgos "decisivos" a largo plazo para las com­pañías tec­no­ló­gi­cas. Algo que pa­rece no le im­porta a Donald Trump.

En el marco de la guerra comercial iniciada por el presidente estadounidense, Donald Trump, contra ciertos tratados mercantiles con potencias extranjeras, particularmente china, el Gobierno del país norteamericano ha establecido duras condiciones fiscales a los productos importados desde el coloso asiático.

Además, ambos estados se han enzarzado en una áspera guerra de acusaciones respecto al gigante de las telecomunicaciones Huawei, al que Washington acusa de espionaje y sustracción de propiedad intelectual. Trump ha tensado la cuerda hasta el punto de incluir a la compañía en una 'lista negra' de firmas con las que las empresas estadounidenses tienen prohibido hacer negocios.

De momento, S&P no ha tomado decisión alguna sobre las calificaciones de las empresas que podrían verse perjudicadas por el bloqueo comercial a los productos del gigante chino, ya que se desconocen aún el alcance y la severidad de las medidas que tomará EEUU. De hecho, la Secretaría del Tesoro de EEUU reconoció rrecientemente que Trump no descarta levantar el cepo arancelario sobre Huawei "si recibe el respaldo de China y ciertas garantías".

A la larga, un disparo en el pie

La agencia calificadora no ve, en principio, grandes riesgos para los sectores de telecomunicaciones y tecnológico a corto plazo, considerando que las consecuencias del bloqueo son "manejables". No obstante, si la situación se prolonga en el tiempo, el escenario que dibuja es muy diferente.

En declaraciones a la prensa internacional, el analista de crñedito de S&P, Mark Habib, ha advertido de que los riesgos a largo plazo "podrían ser decisivos, particularmente para las empresas de tecnología". Este sector es el que está expuesto a peligros más "prominentes", dado que el bloqueo a Huawei tendría un impacto directo en sus proveedores.

Respecto a las consecuencias para las compañías de telecomunicaciones, S&P considera que dependerán en gran medida con el ritmo de adaptación de los distintos países a la tecnología 5G. Una rápida integración de esta tecnología daría, según los analistas, más margen de reacción a los operadores para encajar los efectos del veto.

Por otro lado, los expertos de la agencia consideran que las restricciones de Trump podrían tener un efecto boomerang: los aranceles y las prohibiciones motivarían al Gobierno chino a impulsar su desarrollo tecnológico disparando la competitividad de sus compañías, que le 'comerían la tostada' a las empresas estadounidenses, reduciendo las perspectivas de crecimiento de éstas.

Artículos relacionados