BOLSA

Telefónica, en primera línea del 5G

Buena parte de los ana­listas fi­nan­cieros con­si­deran que de­trás de la guerra co­mer­cial y de las pre­siones de EEUU a em­presas chinas se en­cuentra el juego de poder para el con­trol de la tec­no­logía 5G. Según los in­formes de las grandes con­sul­to­ras, la pro­gre­siva im­ple­men­ta­ción de nuevos ser­vi­cios di­gi­tales con­vierte a estas redes en una ne­ce­sidad es­tra­té­gica.

Una necesidad casi imperiosa teniendo en cuenta que cerca del 70% de las empresas en los países occidentales se están planteando incorporar esta tecnología antes de acabar el 2020.

Por este motivo, los bolsistas consideran prioritario el posicionamiento de las grandes empresas de telecomunicación en este segmento de negocio. Al respecto, en estos días se ha conocido la participación de Telefónica en la subasta de frecuencias de acceso 5G en Alemania. La operadora española se ha hecho con nueve bloques de frecuencia, un total de 90 Mhz de espectro, con un coste total de 1.424,8 millones de euros.

En concreto, la multinacional española obtuvo dos bloques de la frecuencia de 2 GHz y siete de la frecuencia de 3,6 GHz de un total de 41 bloques subastados en un proceso que terminó el miércoles, después de 52 días de pujas, con una recaudación total de 6.549 millones de euros. Una subasta muy criticada pues según los operadores solo ha servido para disparar los costes e impedir las inversiones directas en desarrollar y expandir la red.

Incluyendo el que ya tenía con anterioridad, Telefónica Deutschland dispondrá ahora de un espectro móvil de 310 MHz --hasta 2025--. Eso supone con una frecuencia altamente competitiva, según la propia compañía.

Tras esta subasta, la Agencia Federal de Redes asignará formalmente a Telefónica Deutschland uno de los espectros con efecto del 1 de enero de 2021 para el bloque del de 2,1 GHz, mientras que el otro se lo asignará en enero de 2026. En cuanto al espectro de 3,6 GHz, este estará disponible de forma gradual en los próximos años y en su totalidad a partir de 2022. La compañía dispondrá del espectro 5G hasta el 2040. Este espectro se utilizará inicialmente para abastecer áreas urbanas e industriales con 5G, con alta velocidad y bajos tiempos de latencia.

En este sentido, los analistas alaban el posicionamiento de Telefónica pues la capacidad para lograr el liderazgo en el mercado en el despliegue de 5G será un factor clave de éxito en un entorno económico dinámico para los países y regiones.

Esta, junto a su empoderamiento frente a otras grandes competidoras como Vodafone, puede ser una de las palancas, señalan los operadores, para que el mercado deje de infravalorar a la compañía. Las acciones de Telefónica apenas presentan un mínimo retorno positivo en el año incapaz todavía de salir de la tendencia negativa registrada desde 2015 debido a su abultada deuda.

Ahora, una vez comprobado que sus esfuerzos por reducir el apalancamiento están dando sus frutos, cada vez son más los analistas que se decantan por sobreponderar o recomendar su compra. Su baja relación precio beneficios, con un PER de poco más de 11 veces y su alta rentabilidad por dividendo por encima del 5% son factores ya de por sí suficientemente atractivos para impulsar su cotización, pero además cuenta con un gran potencial de crecimiento que el mercado aún no ha recogido.

Artículos relacionados