Plantea un marco eléc­trico “estable” y “predecible” que vele por los in­tereses de em­presas y con­su­mi­dores

Marín Quemada aplaude la independencia que Sánchez ha dado a la CNMC

El pre­si­dente del or­ga­nismo re­cuerda que los re­gu­la­dores están al margen de los in­tereses po­lí­ticos

Jose-Maria-Marin-Quemada_ ...
Jose-Maria-Marin-Quemada_ ...

El pre­si­dente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, ha re­co­no­cido que con Pedro Sánchez al frente del Gobierno, ha lo­grado la in­de­pen­dencia que no tenía con el ex pre­si­dente Mariano Rajoy. Una si­tua­ción que, según ha seña­lado, per­mite al or­ga­nismo re­gu­lador ac­tuar de una forma más “autónoma” y “segura” para afianzar un marco re­gu­la­torio eléc­trico “estable y pre­de­cible para los con­su­mi­do­res”.

Marín Quemada intervino en el Congreso de Aelec -antigua Unesa- sobre Electrificación y Redes, donde destacó el papel relevante que la CNMC va a desempeñar en cuanto a la regulación energética se refiere, los peajes eléctricos y organización de los mercados. “Ahora tenemos un regulador independiente, no como antes que carecía de competencias. La situación ha cambiado desde enero”, afirmó ante representantes de todo el sector eléctrico.

Y es que, según comentó, “se requiere confianza en el regulador. Los reguladores nacieron para que estuvieran al margen de los intereses políticos. Para ello, es necesario que exista independencia”, recalcó el presidente de la CNMC, ante los cambios que se avecinan derivados del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, pendiente de ser aprobado por Bruselas.

“Unos cambios -dijo Marín Quemada- que se requieren en todo el sistema eléctrico”. Según denunció, algunos aspectos del actual marco regulatorio están totalmente obsoletos, pues “no se han modificado desde hace 20 años, y eso no nos parece normal”, dijo.

Marco regulatorio estable y predecible

Tal y como afirmó Marín Quemada, el regulador representa el interés general de todos -tanto de las empresas como de los consumidores-, por lo que, vino a señalar, “debe establecerse un marco regulatorio del sector estable y predecible”, de forma que asegure el funcionamiento del mercado y aporte un sistema de precios razonable para los consumidores.

En este mismo sentido, afirmó que la independencia que se necesita respecto al Gobierno debe ser compatible con los “principios de la independencia energética”, de acuerdo a los objetivos de descarbonización que exige Bruselas.

El presidente del organismo invitó a las empresas eléctricas a que participen en el proceso que la CNMC ha abierto para determinar la regulación del sector. Con el respaldo de pleno derecho que le otorga el Decreto Ley de enero pasado, la Comisión ha puesto en marcha una serie de circulares -de momento ha sacado a consulta cuatro de las 13 que están previstas-, encaminadas todas ellas a “perfeccionar” el marco regulatorio actual.

Condiciones de accesos y conexiones

De las cuatro primeras, una de ellas se refiere a las condiciones de accesos y conexiones de las redes de transporte y distribución. Otra afecta al acceso y asignación de capacidad en el sistema del gas y otras dos a la metodología que regulan el funcionamiento del mercado eléctrico y las normas de balance del gas natural. Restan otras siete sobre distribución, metodología, tasa de retribución financiera y otras dos sobre transporte y gestión de electricidad y gas.

Según señaló Marín Quemada, el objetivo es tener listas las 13 circulares para su debate este verano, con el objetivo de que estén aprobadas todas en diciembre y entren en vigor en enero de 2020. Previamente a ello, deberá pronunciarse el Consejo de Estado.

Marín pidió a las eléctricas y a todo el sector energético que hagan todas las reflexiones que estimen oportunas para así, “enriquecer el texto”. “Todas sus sugerencias serán tenidas en cuenta e incorporadas”, dijo.

Polvareda en el sector

De momento, la circular que más polvareda ha levantado ha sido la referente a los accesos a la red de transporte y distribución eléctrica. La Comisión propone subastar los permisos de acceso y conexión eléctrica de aquellas centrales de más de 200 megavatios -nucleares y de carbón incluidas- que sean cerradas.

Un punto que ha generado cierta discordia en el sector pues, tal y como establece el anteproyecto de Ley de Cambio Climático, las eléctricas propietarias de las centrales que se cierren, bien sean nucleares o de carbón, seguirían con las conexiones de dichos emplazamientos.

Fuentes consultadas recuerdan precisamente que, en los requisitos que el Gobierno en funciones ha fijado, las eléctricas están obligadas a mantener el empleo. Una de las soluciones que se dan es construir en estos emplazamientos nuevos proyectos renovables.

El sector eléctrico ha denunciado la especulación que se está generando por culpa de los accesos a la red ante la avalancha de solicitudes que hay para nuevos proyectos de renovables. El PNIEC del Gobierno contempla la construcción de unos 60.000 megavatios de potencia en renovables y hay solicitudes por 150.000 megavatios para conectar a la red.

Ángeles Santamaría, CEO de Iberdrola España, ha reconocido que hay una cierta especulación, que lo único que provoca es encarecer los proyectos. Por su parte, José Casas, director de Relaciones Institucionales y Regulación de Endesa, ha pedido que las empresas no se vean afectadas por las centrales que tengan que cerrarse.

Artículos relacionados