La com­pañía tiene so­lidez y pe­didos para man­tener el nivel de pro­duc­ción ac­tual

Siemens Gamesa trae un fuerte viento de cola procedente del mar

Los in­gresos de la ener­gé­tica po­drían al­canzar los 11.305 mi­llones en 2021

Siemens Gamesa
Siemens Gamesa

Siemens Gamesa está atra­ve­sando un pro­ceso bas­tante edul­co­rado en los mer­cados y el mo­vi­miento puede tener con­ti­nuidad con las pre­vi­siones que hay ahora mismo sobre la mesa. Y es que el cre­ci­miento de las offs­hore wind –energía eó­lica ma­rina o el uso de par­ques eó­licos cons­truidos en cuerpos de agua– es ab­so­lu­ta­mente cru­cial. Si se man­tienen los pro­nós­ti­cos, sus ac­ciones po­drían crecer más de un 20% en los mer­cados sobre su co­ti­za­ción ac­tual.

La compañía tiene todo de cara para seguir creciendo y uno de sus grandes bastiones puede ser la energía eólica marina. Eso podría llevar a que los ingresos eólica podrían alcanzar los 11.305 millones de euros a cierre de 2021 debido a una posible caída del 18 % de los costes de producción de las turbinas.

Este incremento llegaría, efectivamente, de la mano del aumento estimado del 10% de las offshore winds, tal y como revela un último informe de Credit Suisse. Un estudio que detalla que la facturación podría rondar los 10.365 millones en 2019, los 10.810 millones de euros en 2020, hasta alcanzar los 11.305 millones de euros dentro de dos años. Unos números que le permitirían seguir al alza en los mercados, puesto que sus acciones ya llevan acumulado más de un 30% de subida desde comienzos de año.

La última constatación del impulso de esta división fue el pedido firme de 80 aerogeneradores modelo SG 8.0-167 DD offshore y un acuerdo de servicios a largo plazo con una duración de 15 años en Taiwán. Se espera que la construcción empiece en 2019 que la instalación de aerogeneradores comience en 2020, según explicaba la empresa en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La compañía ha ganado 640MW de energía eólica marina en el país y es el proveedor preferido de 1.500MW para Vattenfall en los Países Bajos. Los expertos de la entidad suiza creen que con estos pedidos aumentan la acumulación en los resultados del año completo, que vencen el 5 de noviembre. También consideran que los planes de costes son positivos y que las disposiciones de liberación enmascaran “un aspecto optimista”.

Se cumplen los plazos

La aritmética parece simple. Siemens Gamesa tiene máquinas de 7,1GW para entregar en los próximos cuatro años, la mayoría de las cuales se transformarán en ingresos entre septiembre de este año y septiembre de 2022. Esto es suficiente para mantener las entregas totales en 1.8GW por año y permitir el actual nivel de producción. Los pedidos de aquí en adelante ayudarán al grupo a crecer para producir.

Asimismo, hay una serie de proyectos que no están en la cartera de pedidos de Siemens Gamesa, pero que es muy probable que se conviertan en compras firmes e impulsen este crecimiento. Por una parte, los proyectos holandeses y franceses suman 2,7GW con fecha de entrega entre septiembre de 2023 y 2025. Estos estarían progresando.

Por otro lado, existe un proyecto de 1GW de pedidos en Estados Unidos; y entre 5-6 GW de pedidos en Reino Unido. El banco suizo estima unos 8,2GW de energía eólica marina destinadas a las islas de Escocia en la ronda de asignación. Los topes de oferta y los precios a partir de los cuales se valoran los DPC son generosos, en comparación con otras zonas geográficas.

Por tanto, en general, Siemens Gamesa puede alcanzar los 2,75GW entre septiembre de 2022 y 2025. Aún así, existe un riesgo positivo de que Siemens Gamesa mantenga su alta cuota de mercado. El proceso reciente en Senvion, donde la compañía presentó una petición de autoadministración, probablemente limitará la entrada a un solo jugador.

Fijación de precios en alta mar

Otro punto para seguir es la fijación de precios en alta mar. El hecho de que la industria esté consolidada es importante para la fijación de precios. La disciplina de tarifas en el extranjero es más estable que en la costa dado el estado de duopolio, y los plazos de entrega permiten a las empresas tomar el tiempo de salida necesario para hacer frente a las caídas de precios.

Las guerras de precios son posibles. Pero los fabricantes actualmente están incrementando su capacidad y es posible que esta sea una situación muy diferente a la de 2017 en la costa, cuando hubo un exceso de capacidad que no se llenó, lo que provocó una guerra de precios.

Artículos relacionados