Monitor diario

La evo­lu­ción de­mo­grá­fica hará in­sos­te­nible la co­ber­tura ac­tual del sis­tema pú­blico

La inversión sabia y personalizada en ahorro, clave para afrontar el reto de las pensiones

CNP Partners rea­liza un lla­ma­miento a "renovar el mo­delo" para evitar su co­lapso

Pensiones
Pensionistas.

Garantizarse un re­tiro digno a través de la sabia elec­ción del ahorro y la in­ver­sión ade­cuada a cada perfil es la res­puesta al reto de una so­ciedad en­ve­je­cida, en la que el Estado cuenta con cada vez menos co­ti­zantes para fi­nan­ciar un nú­mero cre­ciente de pen­sio­nes. En con­traste, el dé­ficit del sis­tema pú­blico de pen­sio­nes, pese a al­canzar los 43.000 mi­llones de eu­ros, dista de ser un pro­blema "crítico" frente al desafío de con­cien­ciar a la po­bla­ción de la ne­ce­sidad de em­pezar a in­vertir en la ju­bi­la­ción desde el mismo co­mienzo de la vida la­bo­ral.

Esta es la principal conclusión del ciclo de conferencias ‘Abordando el reto de las pensiones: Nuevos enfoques’, organizado el viernes por CNP Partners, filial española de CNP Assurances. La ponencia más destacada fue la de Carmelo Mesa-Lago, experto en Economía de la Seguridad Social en América Latina, que analizó el proceso de privatización previsional que se ha llevado a cabo en los países de la región.

Mejorar el sistema para evitar su caída

De la experiencia en el continente americano, afirmó, España debe extraer la enseñanza de "ir actualizando y renovando permanente el modelo” para que éste no colapse, "como ocurrió en su momento en Bolivia y Argentina".

Asimismo, el experto subrayó la enorme variedad de sistemas de pensiones que conviven en Latinoamérica, con, por ejemplo, modelos mixtos público-privados, otros de competencia directa entre ambos o, como en los casos de Bolivia o México, mecanismos de sustitución para reemplazar de forma directa el sistema público por el privado. "En líneas generales, ha habido más aspectos positivos que negativos derivados de las reformas de todos ellos, pero lo que sí se refleja es que en todos los países era necesaria la implementación de cambios", recalcó.

Mesa-Lago ensalzó el papel "fundamental" del Estado en los sistemas con una fuerte presencia del sector privado, ya que "financia el coste de transición desde el sector público". El rol del ente público, en su opinión, debe continuar siendo importante, en especial en países como España, donde la tasa de reemplazo (el porcentaje del salario que constituye la pensión) está condenada a disminuir.

Entre los logros de los modelos exitosos de la región destacó la mayor eficiencia en la gestión de las cuentas individuales, un incremento en la transparencia para el asegurado, o el reforzamiento entre los costes de la cotización y de la pensión. En el apartado de hándicaps, señaló que los sistemas privados "no se ocupan de la solidaridad social ni de la equidad de género".

Incidiendo en este último aspecto, expuso que en América Latina las mujeres viven cinco años más que los varones y se retiran cinco años antes, por lo que la cuantía de sus pensiones es inferior. En este sentido, alabó la iniciativa de Chile de otorgar bonificaciones a las mujeres por cada hijo nacido.

Otro de los escollos que se encuentran los sistemas de pensiones en Latinoamérica es el "enorme tamaño del sector informal" dentro de la masa laboral, es decir, los trabajadores que no contribuyen al sistema y que en consecuencia no tendrán cobertura en su retiro.

La obligación (legal) de ahorrar

En su intervención, Diego Valero, presidente del Grupo Novaster, descartó que España tenga un problema de sostenibilidad, negando que el déficit de la Seguridad Social sea "crítico". Al abordar esta cuestión, afirmó que cubrir este déficit con créditos del Estado, como se ha hecho hasta ahora, es una operación de "maquillaje contable" con fines políticos.

Valero sostuvo que el verdadero desafío al que tendrán que hacer frente los jubilados del futuro es una masa de asegurados que se duplicará frente a un gasto en pensiones que no va a aumentar. Esta realidad demográfica condenará a la tasa de reemplazo a pasar del 80% actual a apenas un 45%.

Para garantizar la cobertura, propuso mecanismos de ahorro obligatorio inspirados en los modelos de éxito en Latinoamérica, como el caso de Chile. El ponente se apoyó en los informes de la OCDE para concluir que los sistemas voluntarios "no funcionan" y atribuyó raíces neurológicas a este hecho: "No estamos hechos para pensar en el ahorro a largo plazo si podemos gastarnos el dinero".

El experto defendió la importancia de empezar a ahorrar desde el mismo comienzo de la vida laboral, informándose sobre el producto financiero más adecuado según el perfil. Las opciones que ofrece el mercado, afirmó, van mucho más alla de los manidos planes de pensiones, "siempre y cuando el objetivo sea el ahorro a largo plazo".

Una de las cuentas pendientes en la tarea de concienciar a las nuevas generaciones es la cuestión de los incentivos al ahorro, que a su modo de ver están "desenfocados", al basarse en demasía en el aspecto fiscal. "Los incentivos fiscales no hacen que la gente ahorre más, sino que los que ya tenían un perfil ahorrador se muevan al instrumento más favorable", expuso.

Artículos relacionados