BOLSA

Inditex, semana clave

Después de haber per­dido hace un par de años la pro­lon­gada ten­dencia al­cista pri­maria desa­rro­llada desde 2009, Inditex ha en­trado en una in­tensa fase de vo­la­ti­lidad que ame­naza re­le­vantes ni­veles de so­porte.

El grupo textil gallego ha sido durante años la joya de la corona de las bolsas españolas, pero con el aumento de la competencia, sobre todo online, parece estar perdiendo buena parte de su brillo. La compañía textil gallega se juega además mucho en esta semana de cara al corto y medio plazo.

En estos días entran en vigor las primeras subidas arancelarias de EEUU a los productos importados desde México como medida de presión para buscar soluciones a la crisis migratoria en Centroamérica. Trump ha amenazado con ir subiendo los aranceles de forma progresiva hasta alcanzar el 25% en octubre.

De hacerse efectiva esta amenaza, en Goldman Sachs calculan que cada subida del 5% supondría un impacto anual de 18.000 millones de dólares en la economía mejicana, con lo que si se llega al tope previsto, la cifra podría alcanzar los 90.000 millones de dólares. Eso abocaría al país a la recesión, lo cual impactaría de forma directa en las cuentas de compañías con actividad en el país como Inditex.

El gigante textil español ha aumentado su peso en México en los últimos años, en una clara apuesta para convertirlo en su principal mercado en América que le ha llevado a estar presente con todas sus marcas hasta superar los 400 establecimientos en el país azteca.

Esta semana además Inditex tiene previsto presentar las cuentas de su primer trimestre fiscal. Lo hará el próximo miércoles antes de la apertura del mercado. Según las previsiones, el grupo habrá mantenido un moderado avance en ventas que le permitirán mantener sus objetivos de crecimiento del orden del 5% para el conjunto del ejercicio. Al tiempo los analistas confían en que se haya quitado de encima el peso del tipo de cambio ante una mayor estabilidad de las divisas.

Pero la máxima preocupación ahora es si podrá mantener su meta de crecimiento en el caso de que México entrara en recesión por la presión arancelaria. De momento, los analistas optan por la prudencia aunque sin ese lastre su potencial alcista sería superior al 10% desde su actual cotización de mercado con un precio objetivo por encima de los 28 euros por acción.

Artículos relacionados