LA SEMANA BURSÁTIL

Tiempo de reflexión en el mercado

El arranque del mes de junio ha su­puesto un pe­queño alivio en los mer­cados fi­nan­cieros in­ter­na­cio­nales des­pués del duro ajuste su­frido en mayo, in­clu­yendo lo que ha su­ce­dido en la bolsa es­pañola.

Aunque Trump sigue amenazando la economía mexicana con la imposición de aranceles si no se resuelven los problemas de inmigración e Italia mantiene su desobediencia presupuestaria frente a las exigencias de la Unión Europea, los inversores han vuelto a tomar posiciones animados por las perspectivas de un recorte de tipos por parte de la Reserva Federal y por la consolidación de los datos de actividad, que apenas han registrados desviaciones respecto a meses anteriores.

En este escenario, el Ibex 35 ha logrado sumar un 2,6% en el cómputo global de las cinco últimas sesiones para encaramarse sobre los 9.200 puntos. Este rebote permite ser optimistas respecto a la solidez del principal suelo del selectivo en estos momentos, lo cual anticipa una larga temporada lateral, un largo período de reflexión, pues tampoco existen indicios de que este indicador pueda volver a retomar pronto la tendencia alcista de la primera parte del año.

Aunque el proceso alcista se pueda retrasar, muchos operadores creen que tampoco es un buen momento para ponerse defensivo. Recuerdan que el momento idóneo para comprar es cuando todo el mundo está preocupado. Ahora mismo, además, las valoraciones de la gran mayoría de los activos españoles y europeos continúan siendo razonablemente atractivas con claras perspectivas de ofrecer elevadas rentabilidades si la economía europea acelera de nuevo en la segunda mitad del año. Una posibilidad que va ganando adeptos máxime cuando el BCE ha dejado claro que no subirá sus tipos hasta el próximo año.

Los más optimistas argumentan que una vez descontadas las desavenencias comerciales entre EEUU y China y las amenazas arancelarias a México, cualquier noticia favorable, especialmente en estos temas, servirá de catalizador para nuevas subidas. En este sentido, las próximas semanas serán claves con la reunión de la Reserva Federal, de cara a una posible rebaja de tipos, y el encuentro del G20, una cita a la que los expertos creen que las dos grandes potencias mundiales llegarán con un nuevo acercamiento de posturas.

De cumplirse este escenario, la segunda mitad del año vendría marcada por la recuperación del consumo, lo cual beneficiaría directamente a sectores como el de la alimentación o la banca, especialmente castigados en las últimas semanas penalizados por los tipos bajos. Todo ello además pendientes de un repunte de la inflación que obligaría a replantear la actual política monetaria con el fin de buscar un sano equilibrio del que ha adolecido el mercado en los últimos años.

Calendario semanal de Bolsa Los datos de inflación y producción industrial en las principales economías mundiales marcarán el transcurso de las próximas sesiones en una semana que, por lo demás, se espera de transición pendiente de la reunión de la Reserva Federal el 18 de junio.

De momento, este lunes, los inversores apenas contarán de balanza comercial en China, PIB en Japón y producción industrial en el Reino Unido. En EEUU se dará a conocer las cifras de nóminas JOLT, un dato secundario, pero que a veces puede llegar a mover los mercados si genera sorpresa y en ausencia de otros indicadores más relevantes.

El martes tampoco será demasiado intenso con los datos de para en el Reino Unido y los precios de producción industrial en EEUU.

En la sesión del miércoles la atención se focalizará en las cifras de inflación en China, España y EEUU.

Algo más cargada de citas importantes estará la agenda financiera internacional del jueves. Este día se dará a conocer la inflación en Alemania, la producción industrial de la zona euro, así como los precios de importaciones y exportaciones estadounidenses que pueden ser un buen indicativo de cómo se está desarrollando la guerra comercial.

El último día de la semana bursátil, el viernes, será el más intenso en cuanto a indicadores económicos. Desde Asia llegarán las ventas minoritas y la producción industrial en China y la producción industrial de Japón, mientras que, en EEUU, los inversores deberán estar atentos a las ventas minoristas, a la producción industrial, a los inventarios de negocios y al índice de confianza de la Universidad de Michigan.

Artículos relacionados