DESDE EL PARQUET

Amper, mucho por hacer

La trans­for­ma­ción tec­no­ló­gica de Amper tras la venta de su ne­gocio en el Pacífico Sur avanza. La compra del 75% de dos pe­queñas tec­no­ló­gicas que ayu­darán a re­forzar el giro adop­tado en los úl­timos meses con la compra de in­nu­me­ra­bles pe­queños ne­go­cios de nueva ge­ne­ra­ción con­si­de­rados es clave en su es­tra­tegia de cre­ci­miento por ver­ti­ca­les.

Dentro de este nuevo enfoque, el grupo pagar seis millones de euros por la compra de un 75% del capital de Wireless Watts y Signal Intelligence Consultancy, Importe a pagar en dos tramos aplazados sin intereses, más una cantidad variable pagadera en el ejercicio 2021 en función del cumplimiento de determinados objetivos de Ebitda para el ejercicio 2020.

Dichas compañías, españolas con presencia internacional, están enfocadas al desarrollo de tecnología base de transmisión de radio, con aplicación en los sectores de Seguridad, Defensa y Servicios Móviles. Algunos de sus trabajos están siendo comercializados como productos por corporaciones del sector y cuentan entre sus clientes con cuerpos y fuerzas de seguridad nacionales y extranjeros.

Según Amper, los servicios y desarrollos de ambas sociedades son de muy alto valor añadido. En 2018 cerraron con un resultado operativo Ebitda de 3,5 millones de euros y las previsiones son de que alcancen un Ebitda de alrededor de 5 millones de euros solo en los tres últimos trimestres de este ejercicio. Todo ello con un margen Ebitda/ventas superior al 50%.

Los importantes márgenes con los que cuenta están relacionados con el alto valor técnico de sus productos y soluciones, lo cual justifica por sí solo la integración es estas sociedades. Pero, además, la compañía confía en que el acceso a nuevos canales de venta de dichos productos dentro del grupo y el refuerzo comercial permitirá la rápida escalabilidad de su facturación, manteniendo su margen bruto, en los próximos años.

Los operadores, sin embargo, consideran que a Amper le queda mucho por hacer en este proceso de creación de un conglomerado de pequeñas empresas tecnológicas con alto valor añadido. Eso explica que las acciones hayan entrado en estos meses en una pesada fase lateral entre los 0,25 y los 0,30 euros por acción. Una soporífera tendencia de la que no se prevé vaya a salir pronto mientras no encuentre catalizadores más sólidos que animen a los inversores e impulsen su escaso volumen de contratación.

Artículos relacionados