Monitor diario

Uno de cada quince es­tu­diantes que pidió un prés­tamo para un máster en Estados Unidos pensó en ha­cerlo

Préstamos que llevan al suicidio

En España hay 5.000 afec­tados por el Préstamo Renta Universidad, una au­tén­tica ra­to­nera edu­ca­tiva

Protestas estudiantes
Protestas estudiantes

Un es­tudio pu­bli­cado en Estados Unidos ha vuelto a poner sobre el ta­pete el drama que viven los es­tu­diantes que pi­dieron un prés­tamo para fi­na­lizar su for­ma­ción su­pe­rior y que ahora no pueden pa­gar. El in­forme pone los pelos de punta, al con­cluir que la deuda ha atra­pado de tal forma a estos uni­ver­si­ta­rios que uno de cada quince re­co­noce que ha so­pe­sado la po­si­bi­lidad del sui­cidio como sa­lida a su si­tua­ción. Los prés­tamos trampa edu­ca­tivos man­tienen al borde del abismo nada menos que a 5.000 es­tu­diantes en España.

El camino hacia un máster no es ninguna senda de rosas en nuestro país, a pesar del reciente descrédito en que ha caído este vehículo de formación académica. Muchos estudiantes se han endeudado hasta las pestañas para completar su carrera según establece el modelo Bolonia, para el que el último año debe hacerse un curso especializado. Un modelo que cuesta mucho, mucho dinero. Algunas empresas de mercadotecnia sitúan en una media de 4.000 euros el coste de este tipo de formación. Pero, en muchos casos, finalizar los estudios supera con amplitud los 10.000 euros.

Estudiar no cuesta tanto. Eso decía la propaganda hace diez años para promocionar un sistema de financiación de másteres que ha llevado a muchos estudiantes a rodar su particular remake del legendario filme de Kim Basinger y Richard Gere. Ellos también se encuentran “atrapados sin salida”.

El análisis Student Loan Planner refleja que en Estados Unidos hay 44 millones de estudiantes con deudas por importe de 1,5 billones de dólares. El estudio se ha publicado en el mensual de Mental Health Awareness y pone realmente los pelos de punta. Una de las conclusiones a las que llega es que uno de cada once suicidios de jóvenes profesionales tiene origen en los préstamos para estudiantes.

El 53% de los jóvenes con mayores préstamos ha experimentado depresión. Uno de los factores más graves que se destapa es la preocupación de los afectados en cuanto a cómo les podrían afectar estos préstamos a la hora de adquirir una vivienda, tener familia y otras preocupaciones. Tremendo.

En España, la situación seguro que es peor. Gran parte de los estudiantes tomaron sus préstamos en la época de la burbuja económica, en los años 2007 y 2008. Ese último año en que se produjo la quiebra de Lehman, todavía se negaba a nivel oficial la existencia de una crisis en nuestro país.

El estudio Student Loan Planner ha basado sus conclusiones sobre una muestra de 829 encuestados, cuyas deudas se sitúan entre los 80.000 y los 150.000 dólares. En España, los Préstamos Renta Universidad llevaron a los universitarios a solicitar nada menos que 220 millones de euros. Se calcula el 63% de la deuda se mantenía sin pagar a finales del pasado ejercicio.

“Las condiciones de los créditos fueron cambiando y la crisis agravó la situación. Se está buscando una solución que permita devolver el capital prestado y la condonación de la deuda en los casos más extremos”, indica la publicación tuempleo.

Una situación ante la que surge una pregunta obligada: ¿Y quién rescata a estos pobres universitarios que confiaron en el sistema?

Artículos relacionados