La ame­naza de guerra co­mer­cial desata una ola de ventas en la ma­yoría de las bolsas

La confianza del inversor baja a mínimos desde primeros de año

Los mer­cados no se re­cu­peran del nuevo pulso de Trump con China y la caída puede se­guir

La ballena varada de JP Morgan | Economía | elmundo.
JP Morgan lo ve crudo.

El nuevo vi­raje en la ame­naza de guerra co­mer­cial vuelve a poner en cues­tión el com­por­ta­miento al alza de las bolsas del pla­neta, y mucho hace temer que será por tiempo in­de­fi­nido. El man­da­tario nor­te­ame­ri­cano Donald Trump ame­na­zaba con in­cre­mentar los aran­celes hasta el 25% y los mer­cados mos­traron unos des­censos que vuelven a ge­nerar bas­tantes du­das. En España, la con­fianza del in­versor ya se en­cuentra en ni­veles cer­canos a cero y pa­rece que se­guirá así si el es­quema ac­tual no da un giro de 180 gra­dos.

Además, se está produciendo un cambio significativo en las expectativas del mercado español, donde la confianza del inversor retrocede del 24,6% al 22,1%, reflejando una vez más los temores de los inversores tras el negativo cierre de 2018, tal y como recoge el índice que publica mensualmente JP Morgan AM. Eso si, la confianza del inversor español se mantiene por la mínima en valores positivos al cierre del primer trimestre de 2019, alargando la racha optimista iniciada durante el cuarto trimestre de 2016, pero con una desaceleración que marca una clara tendencia.

Pero la madre del cordero está en las directas amenzas de Trump, que lo decía el lunes en Twitter: “Este 10% subirá hasta el 25% el próximo viernes”, en cuanto a los aranceles empleados. Bienes adicionales por valor de 325.000 millones permanecen sin gravámenes, pero pronto lo estarán también al 25%. Los aranceles impuestos han tenido poco impacto en el coste de los productos, mayormente asumidos por China. Las negociaciones con China “continúan”, argumentaba, pero “muy despacio por que ellos quieren renegociar”.

Después del tuit del presidente estadounidense se conocía que China está considerando cancelar las negociaciones comerciales de esta semana, y sugiere que el presidente está utilizando la amenaza de las tarifas como una táctica de negociaciones para incrementar una presión de último momento sobre el gigante asiático.

Tal y como recogían las informaciones más recientes, el Ministerio de Exteriores de China ha indicado que una delegación del país se está preparando para viajar a Estados Unidos y mantener conversaciones comerciales. El portavoz del ministerio Geng Shuang, durante una rueda de prensa regular, no precisó si el viceprimer ministro Liu He, formaría parte de esta delegación.

¿Cómo se traduce todo esto en el panorama español? Con fuertes caídas que han lastrado a las principales cotizadas. El Ibex 35 se marchaba a la búsqueda de los 9.300 puntos con el sector industrial perdiendo un mayor terreno. Y es que parece que los inversores mantienen cierta desconfianza sobre lo que puede venir de cara al futuro.

Caída en la confianza

Yendo al detalle en cuanto a la percepción de comportamiento alcista, lo cierto es que este trimestre deja ver pocos cambios en las expectativas de los inversores: se han incrementado ligeramente las perspectivas de una evolución positiva de las bolsas asiáticas (15,6%), emergentes (8,8%) y de la japonesa (3,6%).

La confianza de los inversores españoles ha llegado al término del primer trimestre de 2019 en 0,3 puntos, lo que supone un descenso de 0,66 puntos respecto al trimestre anterior. Es la continuación de la tendencia descendente, aunque en terreno positivo, observada desde el primer trimestre de 2018. El índice marcaba hace un año un máximo de 3,10 puntos, impulsado por las percepciones de recuperación de la normalidad institucional en Cataluña y de mejoría de la situación económica.

Así las cosas, lo que se observa para el panorama español es un incremento en la aversión al riesgo como reacción a las pérdidas registradas por los mercados en el último tramo de 2018. En el primer trimestre del año la proporción de inversores que espera que las bolsas muestren una tendencia alcista en el próximo semestre se ha reducido casi cuatro puntos, mientras que el número de inversores que anticipan caídas de la bolsa se ha incrementado en dos puntos.

Entre los motivos alegados por los inversores que esperan un alza de mercado, los más repetidos han sido la percepción de mejoría en la situación económica actual (22,6%) o de que las bolsas deberían remontar o que han tocado suelo (34,2%). Entre los inversores pesimistas los motivos de mayor peso han sido la percepción de que sigue la crisis financiera (34,3%) y el aumento de la inestabilidad política (23,9%).

Lo que parece claro es que se confirma el cambio hacia una mentalidad más conservadora en las consideraciones a la hora de invertir: los inversores que afirman buscar la máxima rentabilidad bajan cuatro puntos, hasta el 24,8%, mientras que aquellos que buscan solamente no perder dinero aumentan casi cinco puntos, hasta el 46%. Se trata de la lectura más elevada desde el segundo trimestre de 2017.

Artículos relacionados