Abanca es líder de todo el sector en ren­ta­bi­lidad (13,5%) y sol­vencia (14%)

Los bancos pequeños se reivindican con una mejora media de su beneficio del 10%

Ibercaja y Unicaja so­portan una mo­ro­sidad su­pe­rior al 6%, pese a las me­joras

Ibercaja
Ibercaja

Los cinco bancos pe­queños están dis­puestos a vender cara su piel ante nuevas fu­siones y prueba de ello es una me­jora del 10,5% de su be­ne­ficio con­junto du­rante el primer tri­mestre del año hasta algo más de 400 mi­llones de eu­ros. Abanca, pre­ten­diente de Liberbank aún en brazos de Unicaja, se dis­tancia del pe­lotón de los pe­queños con un ROE del 13,5% y un CET1 fully loaded 14%, por en­cima de todo el con­junto de la banca es­pañola con in­de­pen­dencia del ta­maño de cada en­ti­dad.

Los resultados del primer trimestre de los bancos de menor tamaño restan la emergencia de acometer más fusiones, incluso ante un panorama de tipos oficiales a cero o negativos. El beneficio conjunto de las pequeñas entidades ha mejorado en el arranque del actual ejercicio en un 10,5%, hasta los 403,2 millones de euros, aunque con notables diferencias entre ellos.

Ibercaja, que sufrió el impacto del ERE durante 2018, es la que se apunta la mayor mejora (151,7%) en su beneficio que se sitúa en los 56,8 millones de euros. En contraposición, Liberbank encaja una caída de sus ganancias del 28,5% y se anota tan sólo un beneficio de 21 millones de euros.

Abanca, por su parte, se afianza a la cabeza del grupo de los pequeños bancos, creados sobre las cenizas de las antiguas cajas de ahorros, y no sólo por su mayor beneficio, 156 millones de euros, casi el mismo resultado conseguido en el primer trimestre del pasado ejercicio.

El grupo presidido por el venezolano Juan Carlos Escotet también marca distancias respecto al conjunto de la banca española en algunas otras variables. Su rentabilidad (ROE) es del 13,5%, la más elevada del sector, y su capital CET1 fully loaded se eleva hasta el 14%. Estos porcentajes superan, incluso, a un saneado Bankinter que tan sólo supera a Abanca por su menor morosidad (2,81% en España, frente a un 3,5%).

Todos los bancos pequeños no ofrecen su ratio de rentabilidad, pero el de aquellos que sí lo publican no cubre el coste del capital. Unicaja, en plena fusión con Liberbank, tan sólo tiene un ROE del 6,6%, por encima del 4% que tenía al cierre del pasado ejercicio. Kutxabank, mientras tanto, ha cerrado el primer trimestre con un ROTE del 6,9%.

Mora pesada

Tres de los cinco bancos pequeños han logrado reducir su ratio de morosidad por debajo de la media del conjunto del sector que, según los datos oficiales del Banco de España, se situaba en el 5,82% en el mes de febrero (último dato oficial disponible).

Ibercaja y Unicaja son las dos únicas excepciones respecto a esta variable. El grupo presidido por José Luis Aguirre y gestionado por Víctor Iglesias todavía soporta una morosidad del 6,7%, mientras que el banco presidido por Manuel Azuaga ha cerrado el primer trimestre con una mora del 6,3%.

El banco con sede en Zaragoza ultima su salida a Bolsa, según las condiciones de mercado. Pero para ello, será necesaria una mejora sustancial de la ratio de morosidad más allá de los esfuerzos realizados en los últimos trimestres. Además, su capital CET1 fully loaded tan sólo es del 10,8%, el más bajo entre el grupo de los pequeños bancos.

Unicaja, por su parte, encara la recta final para la integración de Liberbank, cuya morosidad es del 4,5%. La suma de las dos entidades podría suponer una mejora relativa de la mora, aunque se presume difícil que se pueda situar por debajo de la ratio media según los últimos datos oficiales del Banco de España.

Artículos relacionados