DESDE EL PARQUET

Dominion, en busca de mayor eficiencia

La in­cer­ti­dumbre del es­ce­nario macro para los pró­ximos años no debe servir de ex­cusa para se­guir man­te­niendo un buen ritmo de cre­ci­miento. Así es al menos lo que han pen­sado los ges­tores del grupo de so­lu­ciones y ser­vi­cios tec­no­ló­gicos Global Dominion a la hora de fijar su plan es­tra­té­gico para los pró­ximos cuatro años.

Un plan basado en un modelo de gestión distintivo de la compañía centrado en la digitalización, diversificación y descentralización y sobre todo en la disciplina financiera para lograr procesos más eficientes.

Para ello, el grupo ha establecido una ambiciosa hoja de ruta entre 2019 y 2022 para consolidarse como una gran plataforma de servicios tanto para empresas como para cliente final, basada en un área de actividad fuente de rentabilidad, conocimiento de procesos y nuevos servicios.

En este período, la compañía prevé mantener el foco en el desarrollo de estos dos segmentos, con el fin de reforzar un modelo dual que le aporte fortaleza financiera y estabilidad ante ciclos económicos. El compromiso principal de la compañía con sus accionistas pasa además por doblar el beneficio neto en estos cuatro años, gracias al impulso en el crecimiento de las ventas de al menos un 5% anual, incluso en un escenario macroeconómico incierto.

El cumplimiento de estas cifras, prevé la compañía, requerirá de una fuerte exigencia financiera, para lo cual se han comprometido retornos RONA por encima del 20% y una conversión en caja de al menos 75% del Ebitda generado. La cotizada, empezará además a repartir dividendo a partir de este ejercicio. Su intención es repartir entre sus accionistas del orden de un tercio del beneficio generado.

Para lograrlo, Global Dominion trabajará en cinco ejes principales: profundizar en sus propuestas de valor diferenciales (proveedor One Stop Shop acercándose aún más al cliente final, proyecto Smart House en servicios B2C y enfoque 360º en Soluciones), optimizar su posición en la cadena de valor, ahondar en la diversificación y digitalización de su actividad y llevar a cabo la evolución organizativa necesaria para acompañar la consecución de los objetivos.

Un plan que debería servir al grupo para salir de la tendencia lateral en la que ha entrado el grupo en los últimos meses. Una vez recuperada del intenso castigo sufrido en el último trimestre del año pasado, al igual que el conjunto del mercado, la acción se ha asentado sobre los 4,6 euros, pero tampoco parece tener fuerzas para romper al alza. Algo que podría cambiar favorablemente a medio plazo conforme se vayan notando los efectos de su nuevo plan estratégico.

Artículos relacionados