Los in­ver­sores aún tienen el miedo en el cuerpo tras el des­plome del año pa­sado

BBVA 'lidera' la fuga de fondos en abril a pesar del buen rendimiento de los mercados

Las en­ti­dades pin­chan en hueso en fondos a pesar de un tercio de 2019 de ga­nan­cias his­tó­ricas

FG y Carlos Torres
FG y Carlos Torres

Como los grandes fondos que en tiempos re­vueltos se re­fu­gian en el 'bund' alemán con tipos ne­ga­ti­vos, son le­gión los aho­rra­dores es­pañoles que están op­tando por la li­quidez o por una pí­rricas re­mu­ne­ra­ciones (la ren­ta­bi­lidad media de los de­pó­sitos no su­pera el 0,05%) a cambio de poner su di­nero a buen re­caudo. A pesar de que las ren­ta­bi­li­dades de los fondos de in­ver­sión acaban de ce­rrar el mejor cua­tri­mestre de la serie his­tó­rica, los par­tí­cipes si­guen lle­ván­dose el di­nero a otra parte.

En abril, los fondos sufrieron reembolsos netos por valor de 254 millones de euros. El dinero voló muy especialmente de los fondos de renta variable internacional y de los de retorno absoluto. Un vuelo hacia la calidad que no pudieron compensar las entradas en los productos de menor riesgo (fondos monetarios y de renta fija) y que eleva los reembolsos netos acumulados en 2019 hasta los 768 millones de euros. Unas cifras que la banca española mira con creciente preocupación. La razón es que el suave proceso de recuperación de las suscripciones en febrero y marzo (después de un terrible enero que se llevó cerca de 1.100 millones de euros) se ha truncado completamente en el cuarto mes del año. Hay miedo a una corrección significativa en los mercados después de un primer tercio de ejercicio en el que el Ibex 35 ha subido cerca de un 12%, por debajo del 16,5% del EuroStoxx 50 o de la revalorización de más del 17% del S&P 500.

"Son muchos los que están realizando beneficios después de un rally que, sinceramente, no estaba en las previsiones de nadie. Para muchos gestores el año ya está hecho en los mercados, y lo que vamos a ver en las próximas semana es como muchos empiezan a realizar beneficios. Hay quien pone como excusa el 'Brexit' y las elecciones europeas, pero la realidad es que nadie quiere poner en peligro lo conseguido", aseguran fuentes bursátiles.

Este escenario se está trasladando al negocio de los fondos de inversión, donde muchos inversores tienen todavía el miedo en el cuerpo después de lo que sucedió en el tramo final de 2018. El proceso de desaceleración económica mundial y el temor a que los máximos de Wall Street pasen factura a la bolsa estadounidense en forma de una gran corrección están provocando un movimiento muy radical en fondos hacia las categorías más conservadoras.

Con estas cartas sobre la mesa, la preocupación cunde entre los bancos, que ven como se resienten tanto el negocio de la intermediación bursátil como el negocio de fondos. "El problema es que a pesar del rally de las rentabilidades el negocio no levanta el vuelo. Se han ido casi 800 millones de este año, pero es que sólo en último cuatrimestre de 2018 se esfumaron casi 4.000 millones de euros. ¿Qué pasará si llega una corrección potente?, se preguntan en un banco mediano español.

Las gestoras están comprobando hasta qué punto será lento el proceso de recuperación de la confianza de los ahorradores. En algunos casos las salidas han sido importantes. BBVA ha sufrido reembolsos netos por cerca de 270 millones de euros, mientras que CaixaBank y Banco Sabadell han visto como salían de sus fondos 145 y 108 millones de euros, respectivamente. Por el contrario, Santander y Bankia ha registrado captaciones discretas de 53 y 25 millones, respectivamente.

Artículos relacionados