El grupo de Oliu logra la mayor ren­ta­bi­lidad del cré­dito y con más margen en el pa­sivo

CaixaBank y Sabadell gozan del mayor diferencial de clientes con tipos a cero

BBVA, Bankinter y CaixaBank, al borde de re­per­cutir costes del pa­sivo a los clientes

Banco Sabadell
Banco Sabadell

Ante un pa­no­rama pro­lon­gado de tipos de a cero, a los bancos no les queda otra que afilar sus "mandíbulas", como las des­cribía el ex­con­se­jero de­le­gado del Santander, Alfredo Sáenz, con una dia­po­si­tiva agre­siva del di­bujo ani­mado del de­monio de Tasmania. Esas ma­yores man­dí­bulas o di­fe­ren­cial de clientes son las que mues­tran Sabadell y CaixaBank al cierre del primer tri­mestre del año. El grupo de Oliu aún tiene te­rreno para re­ducir el coste del pa­sivo, mien­tras que a otros ya se les agota el mar­gen.

Junto al lamento, ya casi crónico, de la banca por los bajos tipos de interés, incluso negativos, no queda más remedio que remangarse e intentar sacar el mayor partido al diferencial de clientes. Los seis bancos que cotizan en el Ibex 35 han aprovechado el primer trimestre del ejercicio para mejorar ese margen o, al menos mantenerlo, en los mismos niveles que un año antes.

Sabadell y CaixaBank se sitúan a la cabeza en esta variable del margen de clientes por encima del 2% de diferencia entre el coste del pasivo o los depósitos y la rentabilidad lograda con la inversión crediticia formalizada, aunque con divergencias entre los dos grupos con origen en Cataluña y ahora con sedes sociales en la Comunidad Valenciana.

El grupo presidido por José Oliu ha cerrado a marzo con un diferencial de clientes del 2,67% sin incluir la aportación de TSB, su filial en el Reino Unido. Ese margen iguala al de un año antes, con una mejora en la rentabilidad de la inversión (hasta el 2,89%), pero con un mayor coste del pasivo (0,22% frente al 0,14% a marzo de 2018).

Por este motivo, el Sabadell aún tiene un amplio margen para mejorar la mandíbula baja del coste del pasivo en los próximos trimestres y poder mantenerse al frente de los principales bancos españoles con el mejor margen de clientes (con TSB, dicho margen estaría ya en el 2,70%, algo peor que hace un año por mayor competencia en el Reino Unido y la mayor proporción de hipotecas en ese mercado).

CaixaBank, por su parte, ha mejorado muy ligeramente el rendimiento de su inversión (2,29%) y ha reducido a la mitad el coste de los depósitos (0,2%). Es decir, el grupo presidido por Jordi Gual y gestionado por Gonzalo Gortázar se queda casi sin margen para poder reducir más la remuneración de un pasivo a tipos a cero o negativos.

En esa misma situación, en cuanto al coste de los depósitos, estarían Bankinter (0,05%) y BBVA (0,07%). Prácticamente todos los directivos de los bancos españoles han descartado poder cobrar a los clientes particulares por sus depósitos, algo que sí hacen desde hace algún tiempo algunas entidades con los clientes institucionales por los bajos tipos de interés oficiales.

Menor coste

La unidad del Santander en España es la que ha logrado una mayor reducción del coste de sus depósitos durante el primer trimestre del actual ejercicio. Al cierre del pasado mes de marzo, con los tipos a cero o negativos por parte del BCE, suponían ya tan sólo un 0,12%, frente al 0,35% en el primer trimestre del ejercicio anterior.

Dicha reducción puede responder a algunas modificaciones de su oferta comercial con la cuenta 1/2/3, importada del Reino Unido, pero también por haber superado ligeramente el 2% de la rentabilidad de la inversión. Al final, su diferencial de clientes ha mejorado hasta el 1,92%.

Bankia, por su parte, ha logrado reducir el coste del pasivo hasta el 0,10%, pero la mejora en la rentabilidad del activo se ha reducido ligeramente hasta el 1,7%. Pese a todo, su diferencial de clientes mejora hasta el 1,6%, el más bajo entre los seis bancos cotizados en el Ibex 35.

Artículos relacionados