Hace un gran es­fuerzo en pre­cios para ase­gu­rarse in­gresos es­ta­bles con tipos bajo mí­nimos

La banca echa el resto para combatir el Euribor y engordar su cartera de hipotecas fijas

Hasta 4,2 de cada diez nuevas hi­po­tecas se con­tratan al mismo precio du­rante toda la vida del prés­tamo

Hipotecas
Hipotecas

La banca es­pañola vuelve a apretar el ace­le­rador al má­ximo para vender la mayor can­tidad po­sible de hi­po­tecas a tipo fijo. Frente al final de las subidas del Euribor, las en­ti­dades están po­niendo toda la carne en el asador para que le salgan las cuen­tas. Los prés­tamos fijos per­miten in­gresos es­ta­bles en tiempos de tipos his­tó­ri­ca­mente bajos como los ac­tuales y el sector se ha puesto manos a la obra. De mo­mento, la es­tra­tegia fun­ciona a la per­fec­ción.

En febrero, el 41,8% de las nuevas hipotecas eran ya a tipo fijo. Nunca en la serie histórica se había registrado un porcentaje tan alto. Lo normal es que siga creciendo en los próximos meses después de que en marzo el Banco Central Europeo (BCE) oficilizara lo que gran parte del mercado esperaba: que se retrasa la subida de los tipos de interés en principio hasta final de año y muy posiblemente hasta mediados de 2020. A la banca no le ha cogido de sorpresa.

Para engordar su cartera de hipotecas fijas, el sector está haciendo un enorme sacrificio en precios. Aunque en general los tipos han subido (también a tipo variable) después de la incertidumbre desatada a finales del año pasado por el lío judicial sobre el impuestos sobre actos jurídicos documentados y la nueva Ley Hipotecaria, los precios sigue muy contenidos. Según el Ine, a tipo fijo se situaron en el 3,05% en febrero, frente al 3,09% de enero, cuando subieron con fuerza.

"Los bancos tienen claro dónde hay que librar la batalla. Los tipos fijos iniciales que imponen durante el primer año a sus hipotecas a tipo variable, y que han subido en bastantes casos, no son suficientes para combatir los tipos negativos del Euribor, que cerró abril en un media del 0,112%. Sin una gran cartera de hipotecas a tipo fijo no se puede crear un colchón suficiente para garantizar márgenes positivos en el negocio desde el primer momento", aseguran fuentes del sector.

Con estas cartas sobre la mesa, entidades como Bankinter o Sabadell han lanzado en las últimas semanas ofertas con tipos fijos a la baja, mientras que otros bancos mantienen sus ofertas contra viento y marea, con las oficinas funcionando a pleno rendimiento. El objetivo es institucionalizar el mensaje de que los tipos acabarán subiendo y que la hipoteca a tipo fijo es el mejor mecanismo de protección, aunque no se espera que el Euribor vuelva a tipos positivos hasta 2020.

"Es verdad que, por un tema de perfil, para muchos futuros hipotecados el préstamo variable puede ser más atractivo. Pero no es menos cierto que las actuales condiciones de los tipos fijos son muy buenas y posiblemente inmejorables a medio y largo plazo. En estos momentos, hay media decena de ofertas con tipo inferiores al 2,25%. Nunca ha habido ni tantas posibilidades ni tan baratas como las que se pueden encontrar ahora", señalan en una entidad mediana.

En general, el sector financiero sigue potenciando el negocio hipotecario a pesar del aumento de costes que supone la Ley Hipotecaria. Las entidades están compitiendo duramente tratando de repercutir lo menos posible a las condiciones de los préstamos el impacto de una ley hipotecaria que hace recaaer en la banca el grueso de los gastos de las hipotecas, salvo el de tasación.

Artículos relacionados