BOLSA

Natra, caramelo envenenado

La in­tensa pre­sión ejer­cida por los pe­queños ac­cio­nistas ha obli­gado fi­nal­mente al fondo World Confectionery Group, vehículo in­versor de la fa­milia Bonomi, a me­jorar su oferta por Natra. No podía ser de otra ma­nera, dicen ana­listas aven­ta­ja­dos.

La oferta pública voluntaria de adquisición lanzada por el fondo a principios de año a un precio de 0,9 euros por acción y de 900 euros por cada obligación convertible destinada a excluir al valor de Bolsa y aceptada por la CNMV contó desde un primer momento con la firme oposición de los minoritarios.

Estos consideran que el precio ofrecido dista mucho del valor potencial de la compañía especializada en productos de alimentación derivados del cacao una vez completada una dura restructuración que la ha devuelto a la senda del beneficio. El grupo cuenta ahora con un proyecto a cinco años realmente atractivo, período al final del cual se espera tenga conjugada su abultada deuda actual.

Para evitar la exclusión de Bolsa de Natra, los pequeños accionistas se agruparon para hacer frente común a la oferta y forzar a la CNMV a velar por sus intereses. Esta lucha ha logrado frenar de momento la opa que debería haber estado completada para finales del pasado mes de marzo.

La enorme presión ejercida ha forzado ahora a WCG a elevar su oferta en más de un 10% hasta el euro por acción y los 1.000 euros por cada obligación convertible con el fin de incentivar a los accionistas y alcanzar los objetivos de exclusión perseguidos por el fondo con la oferta para lo cual cuenta con un aval complementario por importe de 15,8 millones de euros. Según se comenta en el patio de operaciones, la intención es incitar a vender a los fondos que entraron principios de año y que con esta subida obtendrían revalorizaciones de entre el 12% y el 18%.

No obstante, la maquinaria ya está en marcha y los minoritarios no parecen dispuestos a dar un paso atrás. Para ellos, el justiprecio de la compañía debería rondar los 2,79 euros por acción y apuntan a que esta subida no es más que una golosina envenenada para llevar a cabo los planes de exclusión en una operación orquestada a mediados del pasado mes de junio entre figuras claves del grupo.

Al respecto, creen que será finalmente la sala de la jurisdicción contencioso-administrativa de la Audiencia Nacional la que tendrá finalmente que dilucidar sobre lo que consideran “un bien engrasado y orquestado asalto a Natra”.

Artículos relacionados