El Ibex Small Cap ob­tiene más ren­ta­bi­lidad que el ín­dice ge­neral de re­fe­rencia

El mercado apuesta por empresas familiares y socimis como principal alternativa

La in­cer­ti­dumbre ac­tual abre la puerta para in­vertir en em­presas más pe­queñas y ren­ta­bles

Colonial
Colonial

El con­flicto aran­ce­lario y al­gunas in­cer­ti­dum­bres po­lí­ticas han de­jado el com­por­ta­miento de los mer­cados en cua­ren­tena. Al menos de mo­mento. Sin em­bargo, los ges­tores con­si­deran que ahora puede haber opor­tu­nidad para in­vertir en em­presas de menor di­men­sión, que pueden dar im­por­tantes re­tornos a las car­te­ras: en es­pe­cial a las em­presas fa­mi­lia­ries como Rovi o Vidrala; o so­cimis como Colonial o Merlin Properties. Quizá pueda ser la hora de rotar las car­teras a otros va­lo­res.

Pensar en la bolsa como tener Inditex o Santander en cartera puede haber pasado de moda en el momento actual si lo que buscamos es tener unos retornos más elevados. Únicamente tenemos que ver que mientras que el Ibex Small Cap obtiene un incremento del 10% en lo que va de ejercicio el Ibex 35 ha sumado un 8%. En resumen, las compañías de menor peso lo están haciendo mejor en lo que va de 2019.

Ese es el resumen que extraen los gestores de fondos. Concretamente, David Cabeza, gestor de Renta 4, Alfonso Benito, director de Gestión de Dunas y Francisco López, de Lift Investment, explicaron que esta idea vuelve a ganar cada vez más adeptos, frente a las gigantes europeas y mundiales. En muchos momentos pasan desapercibidas compañías que generan buenas oportunidades de inversión para el largo plazo.

¿En qué hay que centrarse en concreto? López Posadas, explicó que se centra en cuatro pilares, especialmente. Primero, centrarse en las llamadas “olvidadas”. Dicho de otro modo, estudiar empresas que están fuera de los focos mediáticos, como puede ser “Corporación Financiera Alba”.

Una segunda variable que sería la de ser “contrarían”. Dicho de otro modo, empresas que están “penalizadas por el mercado a corto plazo, pero que por fundamentales vemos que tiene cierta progresión”.

En tercer lugar, empresas cotizadas que están participadas por fondos especializados en esta materia, como el caso de eDreams; y por último, la parte “activista”. Compañías que están bajo presión de fondos activistas que buscan mejorar “el gobierno corporativo a través de información y transparencia a la comunidad inversora”.

Las empresas familiares, las más destacadas

Con todo, una de las principales conclusiones que se pudo sacar es la de el modelo de negocio de algunas compañías. En este sentido, son las gestionadas familiarmente las que podrían generar oportunidades a futuro. Según indicó Cabeza, hay estudios que demuestran que las compañías familiares “son más rentables con el paso del tiempo”.

Habitualmente, el crecimiento del beneficio es superior, la cautela financiera también, y la familia “está totalmente alineada con los accionistas. Lógicamente, hay que evitar lo que se puede llamar un cortijo familiar”. De ahí a que pueda resultarle interesante tener firma en cartera como Vidrala o Rovi, que hacen un “uso de la caja extraordinario y con un gran equipo directivo”.

A este respecto, Benito reconoció que existe una gran alineación entre “los intereses de la empresa y la familia”, puesto que cree que aquellas firmas con un alto componente accionarial familiar “es importante”, entre otros factores, debido a que disminuye el grado “de especulación de otros accionistas que pueden ser compañeros de viaje”.

López Posadas lo más relevante es que, con independencia de que sea una familia o un gran inversor, el primer accionista de la firma sea también el dueño porque esto genera una mayor estabilidad.

El atractivo de las socimis

Otra lluvia de críticas positivas las recibió el sector de las socimis dentro de este mismo esquema de hacer cartera a largo plazo. Tal y como afirmó Cano, hay potencial en socimis como Colonial “con los mejores activos” y Merlin Properties. Esta última, gozaría de una gran infravaloración en relación a como cotiza al resto de valores.

López Posadas concluyó que le atraen “inmobiliarias con activos únicos, zonas prime de las grandes ciudades”, aunque ninguna española en estos momentos y tampoco opta por tener promotoras en cartera. El temor a la subida de los tipos de interés se ha quedado en el corto plazo, pero “las valoraciones no han mejorado mucho”, argumentó.

Artículos relacionados