BOLSA

Técnicas Reunidas, cambio de sesgo

El in­cre­mento de la car­tera de pe­didos y las ex­pec­ta­tivas de nuevos pro­yectos han vuelto a poner e Técnicas Reunidas en el foco de la in­ver­sión. Aunque la ma­yoría de los ana­listas que si­guen a la com­pañía se man­tienen mo­de­ra­da­mente con­ser­va­do­res, lo ciertos es que se em­pieza a ob­servar un cambio de sesgo res­pecto a su po­ten­cial a medio plazo.

Los resultados del primer trimestre, pese a multiplicar su beneficio por más de siete hasta los 3,7 millones de euros, no han sido todo lo convincentes que cabría esperar penalizados por el tipo de cambio y los cambios impositivos. También se han quedado por debajo en ingresos y margen Ebit ante el retraso en el inicio de proyectos y las dificultades para recuperar sobrecostes incurridos en últimas fases de algunos proyectos específicos.

Problemas a los que el grupo ha restado importancia, reiterando sus objetivos para este ejercicio en el cual se espera una aceleración de las ventas y, por tanto, de los márgenes gracias a un incremento de la cartera de pedidos acorde con el mayor nivel de pujas internacionales por proyectos.

En este sentido, hay muy buenas expectativas en cuanto a adjudicaciones en base a las oportunidades surgidas en sus áreas de influencia, especialmente en Oriente Medio. Incluso asumiendo un conservador porcentaje de éxito en torno al 20%, las adjudicaciones previstas para 2019 se podrían elevar de 3.700 millones de euros actuales hasta los 4.500 millones, según los expertos de Renta 4.

La cartera de pedidos al cierre del primer trimestre se ha situado sobre los 10.000 millones. Pero lo más importante es su buena diversificación tanto por negocios (Downstream 62%, Upstream&Gas 33% y Enería&Agua 5%) como geográfica. La compañía espera además la aceleración en la conversión del pipeline –cercano a los 42.000 millones de euros- en cartera de pedidos, pues los clientes tienen ahora fechas definidas de pujas y ejecución de proyectos, a la vez que no precisan de financiación externa para llevar adelante sus proyectos.

Esta cartera supone un 12% más respecto al cierre del pasado ejercicio y en torno a dos años de ventas. Y además con un alto potencial de mejora que servirá, señala JP Morgan, para asentar su crecimiento futuro. Todo ello ayudar a contrarrestar la decepción por la suspensión de su habitual pago de dividendo con el fin de mostrar a sus clientes su fortaleza y su compromiso de reinversión del beneficio. Al menos, hasta comprobar la intensa recuperación de adjudicaciones.

Con estas cifras sobre la mesa, los expertos de Renta 4 se mantienen prudentes con una recomendación de mantener y un precio objeto de 26 euros por acción que estudia elevar a 28,5 euros conforme se vayan confirmando las adjudicaciones en línea con las mejores perspectivas anunciadas también por Barclays y JP Morgan.

Las acciones de Técnicas Reunidas cotizan sobre los 24 euros recuperándose en estos días de los fuertes ajustes sufridos a principios de mayo que le ha llevado a romper importantes niveles de soporte. Con todo, mantienen una revalorización acumulada de más del 12% desde comienzos de año y los expertos técnicos confían en un nuevo intento de asalto a la cota de los 27 euros en las próximas semanas siempre que el mercado acompañe.


Segunda pieza

CCEP, sólido historial

Desde su incorporación al mercado de Londres a finales del pasado mes de marzo, las acciones de Coca Cola European Partners no han dejado de marcar máximos absolutos. Una medida adoptada para mejorar la visibilidad de la compañía y lograr al mismo tiempo facilitar el acceso a la inversión y aumentar la liquidez, uno de sus pocos puntos débiles.

Un desembarco que se ha producido además a todo lo grande gracias a unos magníficos resultados en el primer trimestre que permiten refrendar en la City el sólido historial de la compañía. El grupo embotellador ha obtenido un beneficio cercano a los 1.500 millones de euros entre enero y marzo, un 22,7% por encima de los contabilizados un año antes pese a ser unos de los períodos más flojos del grupo por la caída del consumo en invierno. Con todo, las ventas han experimentado un crecimiento del 5,2% hasta los 7.128 millones de euros.

Unas excelentes cifras, señalan los analistas, que avalan la estrategia de crecimiento del grupo en los últimos años, coincidiendo además con el lanzamiento de nuevos productos de Coca Cola basados en las cualidades de su receta original.

Todo ello ha llevado a la acción a encadenar una importante racha de máximos absolutos, con una revalorización acumulada del 25% en el año, hasta tantear la barrera sicológica de los 50 euros en las últimas sesiones.

Esta carrera alcista, sin embargo, empieza a generar cierto vértigo entre los bolsistas ante el temor de que se esté formando una peligrosa burbuja en torno al valor. La compañía se ha revalorizado un 75% en poco más de un año sin que, apuntan, los resultados puedan justificar por sí solos este espectacular avance. Máxime si se confirma el regreso a una fase económica recesiva con caída del consumo.

Artículos relacionados