BOLSA

Codere, muchos factores en contra

La cada vez más res­tric­tiva le­gis­la­ción in­ter­na­cional contra el juego pone en riesgo la ac­ti­vidad de Codere. Las úl­timas no­ti­cias al res­pecto pasan por la prohi­bi­ción de la Comunidad de Madrid de que este tipo de salas se sitúe a menos de cien me­tros de un co­le­gio. Para ello con­tarán con una mo­ra­toria de diez años.

Ni la distancia ni el tiempo parecen un problema a corto plazo para compañías como Codere, pero los analistas creen que estos son solo los primeros pasos de la administración para encajonar esta actividad.

Un problema adicional a los malos resultados de la compañía en los últimos meses, con fuertes pérdidas a lo largo del año pasado, más de 40 millones de euros, que se están viendo acentuadas en el arranque del nuevo ejercicio. La compañía ha cerrado el primer trimestre del año con una pérdida neta de 3,6 millones de euros, frente al resultado negativo de 2,7 millones en igual período del pasado año.

La debilidad de su actividad en Argentina, su principal mercado atraviesa por una grave crisis inflacionaria, y el efecto negativo del tipo de cambio han seguido erosionando gravemente sus cuentas. La mejora del negocio en México y España y el incremento de la actividad "online" le ha servido al grupo no obstante para mejorar ligeramente el Ebitda hasta los 68 millones de euros.

Con el fin de reconducir la situación, el grupo ha aprobado recientemente una serie de cambios organizativos destinados a mejorar su relación con los clientes y alcanzar una estructura global más eficiente para impulsar sus ingresos.

Los bolsistas, sin embargo, mantienen un alto nivel de desconfianza que se traduce en una tímida subida de la acción de apenas un 6% en lo que va de año y de poco más del 10% desde los mínimos absolutos registrados a finales del pasado ejercicio por debajo de los tres euros por acción.

Para colmo de males, la acción se ve atenazada por una notable falta de liquidez. En este sentido, el grupo de apuestas ha reconocido estar estudiando distintas opciones como una ampliación de capital o una oferta pública de suscripción cuyo importe, según los rumores, podría rondar los 200 millones de euros. Con la colocación de títulos, cuyo importa representaría la mitad de su capitalización actual, la compañía cumpliría el objetivo de dar salida a los fondos en 2020.

Artículos relacionados