ANÁLISIS

Cifras preocupantes en el comercio exterior en tiempos de incertidumbre

El dé­ficit co­mer­cial creció un 183% en marzo y un 36.54% en el primer tri­mestre

Tratado de Libre Comercio
Comercio exterior.

Las úl­timas ci­fras sobre las ex­por­ta­ciones es­pañolas de mer­can­cías co­rres­pon­dientes al mes de marzo re­gis­tran un des­censo de ventas en tasa in­ter­anual del 0.5%. Los va­lores to­tales de marzo son to­davía ele­vados con re­la­ción a los del úl­timo de­cenio pero son ya in­fe­riores a los de 2018 y 2017.

El comercio exterior en el primer trimestre en tiempos de incertidumbre de los mercados

La evolución de las exportaciones en el primer trimestre es algo más favorable con una variación prácticamente nula: 71.013 millones de euros en 2017 y 71.025 millones en el primer trimestre de 2018. Ahora bien, la comparación de las exportaciones en los últimos doce meses registra niveles superiores a los de fechas anteriores. En 2010 las exportaciones sumaron 186.780 millones de euros y en los doce últimos meses ascienden hasta 285.013 millones de euros.

Las importaciones de mercancías aumentaron un 5.2% en marzo y un 3.2% en el primer trimestre. En consecuencia, el déficit comercial creció un 183% en marzo y un 36.54% en el primer trimestre. La tasa de cobertura, exportación/importación, fue del 91.5% en marzo y del 88.2% en el primer trimestre, un nivel este último inferior al que venía siendo la tónica en iguales periodos anteriores.

En valores absolutos en el primer trimestre se ha registrado un déficit de 9.4063,6 millones de euros (6.933 millones en el mismo trimestre de 2018). El saldo no energético mostró un déficit de 2.591 millones de euros (551 millones en 2018) mientras que el déficit energético aumentaba hasta los 6.873 millones de euros. En comparación con nuestros vecinos comunitarios y mientras nuestras exportaciones permanecían estables en el primer trimestre del año, crecían un 3.2% en la Eurozona y un 3.6% en la Unión Europea.

En cuanto a la distribución geográfica de las ventas al exterior las dirigidas a la UE representan el 67% del total. El superávit comercial con la UE alcanzó 4.572 millones de euros en el primer trimestre (5.072 millones en el primer trimestre de 2018) y con la zona euro el saldo positivo fue de 2.791 millones de euros (2.982 millones en 2018). Por el contrario el déficit comercial con los países extracomunitarios registró una cifra record de 14.036 millones de euros (12.006 millones de euros entre enero-marzo 2018).

Las exportaciones a la UE han descendido un 0.7% y un 1.7% las de la Eurozona, consecuencia de una bajada de ventas del 2% en Francia y del 3.9% en Alemania; nuestros dos principales clientes. Entre los países no comunitarios las ventas a China cayeron un 4.3% en tanto que las compras crecieron un 10.8%. Resultado: un déficit de 5.630 millones de euros en los intercambios con China; un déficit equivalente al 60% del total y un 20% mayor que el superávit con la UE. En el primer trimestre las ventas a China son algo menos que las dirigidas a EEUU en tanto que las compras son prácticamente el doble que las realizadas en EEUU.

En el desglose por sectores exportadores la maquinaria y los bienes de equipo mantienen la primera posición con un 20% del total y un incremento interanual del 3.4%. Los alimentos y bebidas ocupan el segundo puesto: un 17.4% del total y un avance interanual del 4.4%. La tercera posición corresponde a los automóviles, 16.7%, que registran un retroceso de 7.3%, lo que explica en alguna medida los pobres resultados de las exportaciones en el primer trimestre.

Entre enero-marzo las importaciones crecieron un 3.2% con la particularidad de que los bienes de equipo, 27% del total compras, avanzó a una tasa interanual del 5.7%. Este incremento confirma el auge de la inversión empresarial doméstica, que según los informes de Coyuntura de FUNCAS “encadenan cinco años en valores superiores al máximo pre-crisis… esfuerzo de equipamiento próximo a la media europea después de un largo periodo de estancamiento”.

En resumen, un primer trimestre en el que el valor de las exportaciones se mantiene en los niveles de 2017 y 2018 pese a la reducción de ventas en nuestros dos principales clientes, Francia y Alemania.

El avance de las importaciones refleja, por otro lado el incremento de la demanda interna sin que todo sean bienes de consumo, pese al incremento de los artículos de confección, como demuestra esa evolución de las importaciones de maquinaria y otros bienes de equipo. Un buen indicador sobre la evolución futura de la productividad de nuestro tejido productivo.

Artículos relacionados