DESDE EL PARQUET

Cash, futuro incierto u oportunidad

Estos días se han ca­len­tado los foros bur­sá­tiles entre de­fen­sores y de­trac­tores de Prosegur Cash des­pués de la pu­bli­ca­ción al­gunas es­ti­ma­ciones de ope­ra­dores que ase­guran que la com­pañía está ba­rata y ofrece una buena opor­tu­nidad de in­ver­sión por de­bajo de los 2 euros por ac­ción.

En estos informes se destaca el liderazgo a nivel mundial de la compañía de transporte y gestión de efectivo. La compañía, afirman, cuenta con una posición dominante en una decena de países y una cuota de mercado global del 14% y del 50% en Latinoamérica. Área que supone el 90% de su Ebit.

Las previsiones de crecimiento para los próximos años, además, siguen siendo muy optimista con mejoras en ingreso del orden del 5% anual y márgenes al alza que le permitirán mantener un ritmo rentable, sostenible y sostenido en sus cuentas.

Por este motivo, le confieren un precio objetivo en torno a los 2,4 euros por acción, lo cual supone un potencial de revalorización cercano al 30% desde su actual cotización de mercado. Todo ello pendiente además de la venta de su negocio de “cash” en Francia, país donde en el que seguirá presente con su actividad de seguridad.

No obstante, la fuerte diversificación geográfica ha sido la principal consecuencia de la caída de su beneficio neto en cerca de un 50% en el primer trimestre, hasta los 31 millones de euros, respecto a igual período del pasado ejercicio. El tipo de cambio ha sido muy desfavorable a lo que se añade las normas contables por su posición en Argentina, una economía hiperinflacionaria. Eso ha erosionado tanto sus ingresos como su Ebitda.

Circunstancia que ha dado argumentos a sus más acérrimos detractores. Estos aseguran, más allá de los problemas puntuales con las divisas, que el negocio de la compañía está o estará pronto en decadencia con la progresiva desaparición del dinero en efectivo en los próximos años, lo cual forzará a una reconversión del grupo en un futuro no muy lejano. Algo que en cualquier caso se mueve en terrenos hipotéticos teniendo en cuenta que más del 80% de las operaciones se realizan todavía en efectivo, especialmente en los países emergentes donde opera.

También advierten de los posibles grandes costes a asumir por el grupo ante la previsible transformación de su flota en los próximos años -actualmente cuenta con más de 10.000 vehículos- debido al proceso de descarbonización mundial en marcha, cada vez será más exigente y restrictivo con los vehículos más contaminantes.

Un pesimismo que se ve refrendado por el mercado. El perfil técnico de Prosegur Cash es netamente bajista y va camino de acercarse hacia los mínimos registrados a finales del pasado mes de octubre por debajo de los 1,6 euros por acción. Nada indica tampoco que vaya a ver un cambio de tendencia o siquiera un rebote consistente a corto plazo con los bajos volúmenes de contratación registrados por el valor en los últimos meses.

Artículos relacionados