Los di­vi­dendos co­brados com­pensan la mi­nus­valía con­table que su­frirán tras la OPA

Viaje de ida y vuelta de los March en Parques Reunidos

Tienen que tras­pasar su par­ti­ci­pa­ción a una so­ciedad do­mi­nada por el fondo lu­xem­bur­gués EQT

Carlos March, Alba.
Carlos March, Alba.

Los March, a través de su brazo in­ver­sor, la Corporación Financiera Alba, en­traron en el ca­pital de Parques reunidos cuando esta úl­tima re­gresó a la Bolsa es­pañola en la pri­ma­vera de 2016. Compraron un 8% a 15,50 euros por ac­ción y luego han ido su­biendo su par­ti­ci­pa­ción (ahora tienen el 23,02%) a pesar de que la co­ti­za­ción de la ges­tora de par­ques de atrac­ciones ha pa­sado años an­clada en el en­torno de losa 10 euros por ac­ción. Precisamente eso les va a salvar de perder di­nero con esta in­ver­sión si triunfa la OPA que ha lan­zado EQT.

El pasado 26 de abril, el fondo de inversión luxemburgués EQT lanzaba una OPA sobre Parques Reunidos. Desde esa fecha, y en virtud de un acuerdo de inversión, la participación de Corporación Financiera Alba está bloqueada a la espera del resultado de la OPA. El pacto señala también que, una vez que se haga público -como es previsible- el triunfo de la oferta, Alba tendrá que vender a EQT, mediante un obligado y enrevesado canje, sus acciones en Parques Reunidos al precio de 14 euros por título.

Esta contraprestación es ligeramente inferior al precio acumulado al que el brazo inversor de los March ha ido acumulando su participación en la empresa gestora de parques de atracciones. La primera entrada en el capital de Parques Reunidos la hizo efectiva Alba en mayo de 2016 a 15,50 euros por acción para comprar un 8% de la compañía días antes de su estreno bursátil. A lo largo de ese mismo año fue realizando pequeñas compras en el mercado hasta cerrar el ejercicio con una participación del 10,53% que le supuso un desembolso de 126,8 millones de euros.

En enero de 2017, Alba redobló su apuesta por Parques Reunidos y compró en una sola operación el 4,3% del capital por un precio pactado de 49,3 millones de euros. A lo largo de los meses siguientes fue adquiriendo en el mercado más paquetes pequeños de acciones hasta finalizar el ejercicio con una participación del 20,01% en la empresa gestora de parques de atracciones. La cantidad desembolsa por Corporación Financiera Alba durante todo el año 2017 para incrementar su participación en Parques Reunidos ascendió a 112 millones de euros.

El brazo inversor de los March redujo bastante su voracidad compradora en 2018, año en el que únicamente aumentó su participación Parques Reunidos en un 1,42%, por el que pagó 12 millones de euros. En el primer trimestre de 2019 ha comprado otro 1,58% adicional, con un precio de 13,4 millones de euros, para completar su actual participación, que asciende al 23,02%.

Compra tras compra

En total, a lo largo de todo este tiempo, Corporación Financiera Alba ha pagado 264,2 millones de euros por su participación actual en Parques Reunidos, que se materializa en la propiedad de 18.583.994 acciones. Eso da un precio medio de compra ligeramente superior a los 14,2 euros por título. Dado que la OPA de EQT está lanzada a 14 euros, cuando Alba traspase sus acciones de Parques Reunidos al fondo luxemburgués lo hará con una pequeña minusvalía de poco más de 4 millones de euros.

Sin embargo, la inversión no podrá ser considerada como un fracaso, ya que al final los March habrán logrado hacerla rentable. Y de eso tienen la culpa los dividendos y haber ido incrementando la participación en 2018 y el primer trimestre de 2019 a precios medios de 10,5 euros por acción, que era el rango en el que se ha movido la cotización de Parques Reunidos en estos últimos años.

En concreto, con cargo a los beneficios de 2016 y 2017, Corporación Financiera Alba ha percibido en total algo más de 7 millones de euros en dividendos por las acciones de Parques Reunidos que tenía en cada momento. Esto hace que, una vez restados de esta cantidad los 4 millones de minusvalías por el precio de la OPA, los March hayan logrado finalmente un beneficio acumulado de unos 3 millones de euros, que suponen una rentabilidad que roza el 1,2%. No es para hacer una fiesta, pero tampoco está mal en los tiempos que corren.

El futuro de Parques Reunidos

Para entender cómo va a ser el futuro de Parques Reunidos y por qué los March venderán sí o sí si triunfa la OPA, hay que tener en cuenta algunas consideraciones previas. Alba Europe, una sociedad luxemburguesa íntegramente participada por Alba, cuenta con una participación del 26,03% en otra sociedad radicada en Luxemburgo, denominada Piolin II, que es la propietaria del 100% de las acciones de Piolin BidCo, una sociedad anónima unipersonal, con sede social en Madrid, y que es la que ha lanzado la OPA.

Piolin II, la dueña de esta sociedad española, está controlada a su vez, mediante una participación del 50,01%, por otra sociedad participada por EQT Infra IV (fondo gestionado por el luxemburgués EQT Fund Management). El restante 23,96% del capital social de Piolin II es propiedad de Miles Capital (propiedad al 100% de Groupe Bruxelles Lambert).

Es decir, que Corporación Financiera Alba y Bruxelles Lambert, a través de dos filiales, ostentan la propiedad conjunta del 49,99% del capital de la empresa que ha lanzado la OPA sobre Parques Reunidos. Ambas, a su vez, son propietarias en estos momentos del 23,02% y el 21,19%, respectivamente, del capital de Parques Reunidos. Es verdad que EQT no tiene ninguna acción de la empresa gestora de parques de atracciones, pero su relación indirecta con Alba y Bruxelles Lambert podría ser utilizada de alguna manera para el cálculo del precio equitativo de la OPA.

Poniendo la venda antes que la herida, la propia comunicación del anuncio previo de la oferta señala que “A pesar de no resultar exigible por tratarse de una oferta voluntaria” la sociedad oferente “opina que el precio de la oferta tiene la consideración de precio equitativo" contemplado en el Real Decreto que regulas las ofertas públicas de adquisición de acciones, porque, entre otras cosas, aparte del informe de valoración que aportará, “el precio de la oferta es superior al precio más alto que ha sido pagado por la sociedad oferente, por entidades de su grupo o cualquier persona que pudiera considerarse que actúa de forma concertada con cualquiera de ellos, o por los accionistas indirectos de la sociedad oferente Miles Capital y Alba Europe, por acciones de la sociedad afectada [Parques Reunidos] durante los doce meses previos a la presente fecha”. Y eso es cierto, porque el precio más alto pagado por Alba fue exactamente de 10,55 euros en los últimos doce meses.

La OPA, por otra parte, está condicionada a que sea aceptada por los titulares de un número mínimo de 24.861.271 acciones, representativas del 30,79% del capital social de Parques Reunidos. Si se da esta circunstancia y no hay veto de las autoridades de competencia, cosas que en condiciones normales parece que ocurrirán, EQT ha hecho la oferta “con la finalidad principal de adquirir el control de Parques Reunidos y, si concurren los requisitos legales, promover la exclusión de cotización de sus acciones”. El fondo luxemburgués anuncia en su comunicado que tiene la intención de, en cualquier caso, sacar de Bolsa a Parques Reunidos pagando 14 euros por acción a quienes no vendan en la OPA.

Tras toda esta operación, Corporación Financiera Alba seguirá siendo accionista indirecto de Parques Reunidos a través de la sociedad en la que participa el fondo EQT, y de la que tiene el 26,03% en estos momentos. En realidad, pues, no es una venta pura y dura, sino un traspaso de las acciones a una sociedad en la que ya participa, aunque contablemente tenga que ser registrada como venta. Y en ningún caso afecta al precio de la OPA, puesto que el canje se efectuará justo después de saber si la oferta pública ha llegado a buen fin.

Artículos relacionados