El Ibex 35 ofrece una imagen de total nor­ma­lidad en plena tem­po­rada de re­sul­tados

La Bolsa espera al 26-M y a los pactos para tomar posiciones

Los ana­listas creen que Sánchez es ahora menos vul­ne­rable y to­davía no des­cartan un acuerdo PSOE-Ciudadanos.

Bolsa de Madrid
Bolsa de Madrid

La bolsa es­pañola se ha to­mado con ab­so­luta de­por­ti­vidad el re­sul­tado de las elec­ciones ge­ne­ra­les. El Ibex 35 se ha es­ta­bi­li­zado sin ningún pro­blema apa­rente por en­cima de los 9.500 puntos des­pués de unos co­mi­cios que con­sa­gran el "aquí paz y des­pués glo­ria" al menos a dos meses vista y a pesar de que el re­parto de las si­llas en el Congreso y en el Senado se haya que­dado sen­si­ble­mente lejos de las pre­fe­ren­cias de la siempre mie­dosa co­mu­nidad fi­nan­ciera.

"No hemos rebajado ni un milímetro el nivel de riesgo que recomendamos a nuestros clientes. Estaba totalmente descontado que el parto de un nuevo Gobierno será lento y se complicará por momentos, por lo que el desde este punto de vista no hay elementos de incertidumbre añadidos. Además, a corto plazo no va a pasar nada o casa nada, con las elecciones europeas y locales a menos de cuatro semanas vista", señalan desde una gran gestora nacional.

Uno de los elementos a favor es que la relativamente amplia victoria socialista parece alejar el fantasma de unas segundas elecciones. Pedro Sánchez tiene varias bazas por jugar y la pérdida de votos de Podemos acerca la posibilidad de un Gobierno en solitario. Que la izquierda más radical tenga ahora menos voz y voto limita su radio de acción sobre Sánchez y, a priori, este escenario es bien valorado por los inversores, más allá de su temor a un aumento de los impuestos y la posible extensión del techo de déficit.

"Una cosa es gobernar 10 meses y otro muy distinta afrontar con garantías cuatro años de legislatura. El historial de los socialistas en el poder es el de acatamiento de las líneas básicas trazadas por Bruselas. No es casualidad que el primer mensaje del asesor económico en funciones de Pedro Sánchez, Manuel de la Rocha, sea que que el compromiso con la consolidación fiscal es inquebrantable. Descarto cualquier reacción de pánico de los inversores extranjeros", señalan desde un 'broker' nacional.

Que la primera de riesgo se mantenga totalmente estable alrededor de los 100 puntos básicos y que bancos, eléctricas o inmobiliarias mantengan el tipo en Bolsa es una señal de que inversores y analistas creen que aún es posible que el mejor escenario posible para los mercados se cumpla. Es decir, una alianza entre PSOE y Ciudadanos que aseguraría la mayoría absoluta y permitiría a Sánchez gobernar sin la presión de los partidos nacionalistas o de Podemos. Es decir, que garantizaría la más absoluta ortodoxia política.

Pero si esta posibilidad negada repetidamente por Rivera no fuera posible, los expertos creen que el impacto de una ampliación del pacto entre PSOE y Podemos no sería dramático. El PSOE se ha comprometido a levantar cerca de 6.000 millones de euros con nuevos impuestos, pero comunidad financiera cree que la realidad económica se lo impedirá. Cree que la desaceleración que sufre la zona euro ejerce como un poderoso mecanismo control que Sánchez difícilmente podrá eludir.

"Los partidos más radicales han perdido representación en las elecciones. Podemos ha confirmado las peores previsiones y Vox se ha quedado muy por debajo de las expectativas. Hay fragmentación, claro está, pero las posiciones más radicales pesan menos de lo que se había previsto inicialmente. Y eso siempre es bueno de cara a los inversores extranjeros. Pueden bajar un poco el pistón a corto plazo, pero mantendrán abierto el grueso de sus posiciones en España", señalan en fuentes bursátiles.

No obstante, serán los plazos los que dicten sentencia. A priori, nadie moverá ficha hasta la próxima cita electoral del 26 de mayo. Pero si después las negociaciones para formar gobierno encallan o crece la posibilidad de que Podemos y los partidos independentistas impongan sus estrategias al PSOE, los mercados pueden sufrir. "Si se acerca el verano sin avances singificativos si veríamos ventas tácticas en los bancos o en los sectores regulados", señalan en un 'broker' nacional.

Pero también hay que tener en cuenta otro elemento clave: que los gestores almacenan grandes cantidades de liquidez en sus carteras. Como demuestran las cifras de contratación en bolsa a lo largo de 2019, los grandes fondos han medido muy bien sus apuestas bursátiles. Y España no es una excepción. Son muchas las firmas que han rebajado y su riesgo en España por la incertidumbre electoral. Por lo tanto, no se deben esperar cambios drásticos en bolsa... al menos a dos meses vista.

Artículos relacionados