Monitor de Latinoamérica

Hereda un país con­ver­tido en 'campo de ba­ta­lla’ entre Estados Unidos y China

Panamá: reformar el Estado y la economía, prioridades de Cortizo

Las firmas es­pañolas ven con tran­qui­lidad y con­fianza el re­levo pre­si­den­cial

Ampliacion Canal de Panama
Ampliacion Canal de Panama

En el ám­bito eco­nó­mico, pro­ceder a re­formas eco­nó­mi­cas, ge­nerar un clima de con­fianza y trans­pa­rencia para atraer más in­ver­sión ex­tran­jera y po­ten­ciar el tu­rismo como pa­lanca de cre­ci­miento son tres de las grandes metas del so­cial­de­mó­crata ‘Nito’ Cortizo, nuevo pre­si­dente de Panamá, país donde operan más de 250 em­presas es­paño­las, al­gunas en pro­yectos em­ble­má­ticos como el Canal o el metro de la ca­pital como Sacyr y FCC.

Cortizo ganó por la mínima las elecciones del 5 de mayo y destacó el viernes, al ser proclamado presidente, que desde julio, cuando asuma, librará una lucha frontal contra la corrupción y en favor del desarrollo económico.

Cortizo, del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD), alcanza la Presidencia con un programa electoral centrado en la reforma del Estado y el impulso a la economía. Con el objetivo de “rescatar Panamá ante el grave deterioro de las instituciones” y llevar al país por senderos de transparencia, estabilidad y progreso, el plan del presidente electo está basado en “una estrella” (desarrollar una educación de calidad); cuatro “pilares” (buen gobierno, reforma del Estado, una economía competitiva basada en el crecimiento sostenible la generación de empleo, la recuperación del agro y el desarrollo turístico) y combate a la pobreza y desigualdad) y 125 acciones prioritarias. Cortizo ya ha prometido que trabajará en rediseñar las instituciones para ajustarlas a las nuevas realidades sociales, políticas y económicas y que para ello se precisa un nuevo orden constitucional y reformar en la Carta Magna.

Empresario ganadero y ex ministro de Agricultura durante el Gobierno de Martín Torrijos, su plan incide, asimismo, en el respaldo al emprendimiento, cambiar la imagen negativa de Panamá como paraíso fiscal y diversificar la matriz energética. En el pilar de buen gobierno pretende modificar la ley de contratación pública y licitaciones para garantizar transparencia. En el del Estado de derecho ve imperativo un “rediseño de las instituciones desgastadas e ineficientes, convertidas en obstáculo al desarrollo económico”.

La atracción de capital exterior es clave en el programa del mandatario electo, que ha insistido en que da la bienvenida tanto a la inversión de EEUU, “un socio estratégico”, como de China. “No me preocupa nada” que en la Casa Blanca esté Trump ni que Xi tenga ambiciosos planes de inversión en Panamá mientras se preserve el interés panameño y el diálogo sea fluido”, ha señalado Laurentino Cortizo, que tendrá que hilar fino para navegar entre posturas opuestas y lidiar para equilibrar los intereses de las dos superpotencias en un país crucial en la disputa entre EEUU y China por influir en la región.

Panamá fue el primer país de Latam en adherirse al plan chino de la ‘Franja y la Ruta’ y sus inversiones. China es, tras EEUU, el segundo usuario del Canal. Pekín juzga clave Panamá como plataforma logística estratégica y ha invertido 2.500 millones en el país, en el que construirá un tren entre la capital y la frontera con Costa Rica por 4.100 millones y donde Huawei tiene en Colón su gran centro de distribución regional. Esta creciente influencia china inquieta a EEUU, primer socio comercial e inversor, y que aún considera Panamá y el Canal parte de su área hegemónica. En esta tesitura, Cortizo ha advertido a Washington que debe prestar "más atención" a Centroamérica ante la presencia oriental y ha expresado de paso su intención de estimular el comercio con Pekín. “Mientras no se pone atención, otro avanza”, ha advertido a Trump. En campaña, dijo que revisaría el TLC con EEUU, pero los analistas lo ven improbable y anticipan una política pragmática con sus grandes socios.

“En Panamá se dan las condiciones para invertir”, ha dicho, para insistir en que el país tiene la mejor conectividad del área, no sólo por el Canal, sino también por los puertos del Atlántico y Pacífico y su aeropuerto internacional, consolidado como ‘hub’ de las Américas. El mandatario ve oportunidades en los sectores marítimo, logístico y portuario; identifica el turismo como segmento clave, con un rol fundamental del sector privado y promoverá la agroindustria sin olvidar la construcción. Para las compañías españolas, el impulso a infraestructuras, renovables y turismo que propugna son nuevas oportunidades para mantener su expansión en el país.

El país, que acaba de salir de las listas ‘negras’ de la UE tras aprobar leyes de transparencia financiera y fiscal, es el mer¬cado cen¬troa¬me¬ri¬cano más va¬lo¬rado por la inversión española. Cortizo, que ha agradecido a Madrid “el reciente apoyo” a su país para no caer en otra lista negra europea, mantiene el interés de su predecesor Varela en atraer inversión de España, quinto socio del país.

En el mercado, donde operaban hace unos años casi 400 firmas españolas, están, entre otras, Sacyr, FCC, ACS, Naturgy, Indra, Mapfre, Acciona, Meliá, Barceló, NH e Iberia. El aumento del 21,4% en la IED en 2018, a 5.548 millones, refleja el progresivo aumento la confianza tras el caso ‘papeles de Panamá’, en un país que crecerá en 2019 el 6% (3,9% en 2018) y que lidera el avance en Latam en la última década, con una expansión media anual del 8%.

Artículos relacionados