DESDE EL PARQUET

Total apuesta por el gas natural

El pro­ceso de des­car­bo­ni­za­ción puesto en marcha por grupo pe­tro­lero francés Total, con el ob­je­tivo de tener en car­tera más gas na­tural que crudo, le ha lle­vado a con­ver­tirse en uno de los lí­deres mun­diales en gas na­tural solo por de­trás de la ho­lan­desa Royal Dutch Shell.

Dentro de este marco se encuadra la reciente adquisición de los activos de Anadarko Petroleum en África, por unos 7.800 millones de euros, consolidando su posición como el segundo proveedor de gas natural licuado en el mundo. Una vez cerrada la compra, Total se quedará con proyectos en Argelia, Ghana, Mozambique y Sudáfrica, que contienen 1.200 millones de reservas probadas y probables de barriles equivalentes de petróleo, de las que el 70% son de gas natural.

Antes de la operación con Anadarko, Total controlaba un 10% del mercado de gas natural licuado, por detrás de Shell que, según los analistas, cuenta con un 20% de la cuota mundial.

El gas natural está en el centro de la estrategia de Total, en la que quiere estar integrada a lo largo de la cadena de valor del gas para aprovechar al máximo esta fuente de energía en expansión. El grupo francés quiere que los activos de gas supongan un 60% de su cartera para 2035, desde cerca del 50% en 2018., a pesar de que los proyectos de gas tienden a ofrecer retornos inferiores a los del petróleo.

La compañía y otros gigantes de la industria están incrementando su presencia en el gas natural, pues las previsiones apuntan a que el consumo de petróleo apenas crezca un 0,5% anual hasta 2040, según la consultora Wood Mackenzie, y algunos operadores incluso pronostican que podría dejar de crecer ya en la próxima década.

En cambio, según las estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía, la demanda de gas natural mantendrá un crecimiento del 1,6% anual hasta 2022, y a partir de ahí irá más a medida que los consumidores se decanten por los combustibles más limpios.

Artículos relacionados