El ín­dice Ibex 35 Bancos casi se come una subida que llegó a al­canzar el 10% este año

La banca vuelve al punto de partida en bolsa en 2019 y afronta un verano difícil

Los in­ver­sores adoptan una es­tra­tegia de­fen­siva tras los re­sul­tados del primer tri­mestre

Bancos en la Bolsa
Bancos en la Bolsa

Los bancos es­pañoles están in­mersos en un nueva co­rrec­ción en bolsa dentro de un 2019 de con­ti­nuos dientes de sierra que hacen las de­li­cias de los es­pe­cu­la­dores y ahu­yentan a los in­ver­sores es­ta­bles. Pero, pa­ra­dó­ji­ca­mente, des­pués de tanto vaivén el ín­dice Ibex 35 Bancos ha vuelto a los ni­veles a los que em­pezó el año des­pués de dejar en el ca­mino una subida de doble dí­gito que prác­ti­ca­mente se ha eva­po­rado en el úl­timas cuatro se­ma­nas. Los in­ver­sores están en pleno re­plie­gue.

Una circunstancia que ya se ha repetido en varias ocasiones este año. Ahora, el Ibex 35 Bancos está corrigiendo después de su mayor rally del año, cuando en abril llegó incluso a superar de forma provisional el nivel de los 600 puntos. Pero ya en marzo, en dos ocasiones, subió y bajó a toda velocidad, de la misma forma que en enero recuperó de forma muy rápida y vertical la fuerte caída acumulada en las últimas semanas del año pasado. Un sube y baja permanente que de momento da para volver al punto de partida de 2019.

"El gráfico demuestra que los resultados del primer trimestre han defraudado a los inversores. No es que se hayan producido grandes sorpresas negativas, pero en general las cuentas de resultados han hecho una demostración de debilidad en los márgenes que tiene difícil solución a corto plazo. Si a eso se une una realización de beneficios generalizada desde los máximos del año del sector, se entiende el otra vez aspecto depresivo del sector en bolsa", señalan fuentes bursátiles.

Sin alicientes en los resultados trimestrales, la banca ha perdido en tiempo recórd una subida que llegó a alcanzar el 10% en los mejores momentos del año. El ajuste a la baja ha sido muy rápido. "La única buena noticia es que el volumen de negocio no ha sido especialmente alto. Son los operadores a corto los que manejan el mercado, pero no hay demasiados inversores finales deshaciéndose de acciones de forma activa", aseguran en un 'broker' nacional.

El gran problema para el sector es que no dejan de perder alicientes, ahora que el Banco de España acaba de reabrir el debate sobre los dividendos. El sector ha metido más de 3.200 millones de euros esta primavera en el bolsillo de sus accionistas, mientras el Banco de España le manda el recado de que debe ajustar sus políticas de dividendo y 'pay out' en función de los resultados y de las necesidades de generación de capital. Y el mercado ha tomado nota.

"El dividendo se ha convertido en el gran reclamo de las empresas cotizadas españolas, el principal mecanismo de retención de accionistas. El mensaje del Banco de España ha calado hondo y ha provocado movimientos en varios fondos que han decidido reajustar a la baja sus particìpaciones en el sector bancario. Quien más quien menos se cubre de posibles malas noticias en lo que al dividendo se refiere", aseguran en una gran gestora nacional.

La banca se prepara por lo tanto para un verano difícil. En junio se conocerán las conclusiones del abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre las hipotecas ligadas al IRPH. Su decisión no tiene porque ser la definitiva que se conocerá en el tramo final de 2019, aunque normalmente ambos veredictos suelen parecerse bastante. Morgan Stanley acaba de cifrar en hasta 7.000 millones de euros el impacto sobre la banca española. Por lo tanto, hasta el mes que viene, el sector apenas tendrá visibilidad en bolsa.

Y luego vendrán las cuentas del segundo trimestre, de las que nadie espera gran cosa. Lo normal es que el sector se quede en estas valoraciones pobres, de no cotizar más allá de las 0,6 veces el valor en libros, porque 2019 está demostrando que a cada gran rebote le sigue una potente corrección. Los expertos creen que no bajará desde los actuales niveles, pero tampoco hay catalizadores para que suba, al menos a corto y medio plazo. El tránsito hasta el verano y la canícula se le pueden hacer muy largos al sector.

Artículos relacionados