Los ana­listas si­guen sin con­fiar en la firma es­pañola en los mer­cados

Inditex siente en su espalda la amenaza de Primark en España

La em­presa ir­lan­desa crece más que su ho­mó­loga es­pañola en la pe­nín­sula

Inditex
Inditex

Los tiempos en los que Inditex cam­paba a sus an­chas y ejercía una he­ge­monía en la in­dus­tria textil es­pañola pa­rece que están en vías de ago­ta­miento. Así se ob­serva en los úl­timos nú­meros que pre­sentan otros com­pe­ti­do­res, en es­pe­cial Primark. Y no solo eso, sino que las pers­pec­tivas de esta com­pe­tencia son cada vez más gran­des. Eso pro­voca que los ex­pertos au­menten su grado de des­con­fianza hacia la com­pañía con sede en Arteixo de cara a los pró­ximos me­ses.

La caída del consumo en España parece que se ha dejado notar en el sector del retail y como muestra la evolución en el corto plazo de Inditex, por debajo de lo que esperaban las previsiones. Sin embargo, hay un rival que ha llegado para quedarse y para intentar hacer sombre de la compañía fundada por Amancio Ortega.

En este caso, Primark resiste en suelo español el envite del descenso de las cifras de consumo al disparar su beneficio un 57,6%, hasta los 96,3 millones de euros en el último año, que finalizó en agosto de 2018. Además, incrementó sus ingresos un 5% en nuestro país en lo que respecta a las ventas realizadas en el conjunto de España.

Pero igual que sucede con otras empresas del sector, sus ingresos totales tuvieron una disminución del 2,95%, hasta los 1.429 millones de euros debido al descenso de las ventas a Irlanda, tal y como reconocía el grupo en un último informe desarrollado por el consejo de la filial española.

A efectos comparativos con Inditex y H&M, desde luego que sale ganando. La multinacional sueca aumentó su facturación un 2% hasta los 688 millones de euros. Mientras, Inditex logró 4.557 millones de euros en ingresos el pasado ejercicio, con un crecimiento del 3%. En este sentido, pese a que Primark aún se encuentra lejos de conseguir las cifras de la compañía española, tiene en mente seguir pisando fuerte en territorio español.

Eso es algo que se puede contrastar con el volumen de inversión. Y es que la compañía destinó 12 millones a la apertura del establecimiento número 45 en España en Valencia. Asimismo, en los últimos meses tomó la decisión de mudarse a otra tienda de mayores dimensiones en el centro comercial madrileño de Islazul.

Todo ello, teniendo en cuenta que Inditex mantiene dificultades para mantener los niveles de márgenes a lo largo del mundo. Igualmente, se está viendo perjudicada por el conflicto comercial en todo el mundo y con el efecto adverso de la divisa. Primark, con su política de extremado bajo coste, le está sacando algo de ventaja.

La confianza en el valor, bajo mínimos

Las acciones de Inditex siguen atravesando momento de muchas dudas sobre el mercado español. Eso es algo que muestran los últimos informes elaborados por muchos analistas como el caso de Jefferies. La entidad decidió volver a recortar el precio objetivo sobre sus acciones, que pasa de 27 a 26 euros.

Por tanto, estos expertos dejan sin apenas recorrido el potencial al alza del grupo textil, que se encuentra sobre los 25,2 euros por títulos, por debajo de la directriz alcista que se había generado desde el inicio de este año. Tras tocar la media de 200 periodos y cerrar por debajo de la misma el pasado jueves día 9, hizo un intento de situarse por encima, el día siguiente, sin éxito.

Así las cosas, la presión a corto plazo sigue siendo bajista en el valor, a pesar de que la recomendación de Jefferies sitúa el precio objetivo por encima de la cotización actual, “los indicadores técnicos continúan con pendiente negativa”, según apuntan fuentes del mercado. Por tanto, la confianza sigue encontrándose bajo mínimos.

Artículos relacionados