El nuevo plan ener­gé­tico de Sánchez re­pre­senta una apuesta para las cons­truc­toras

Florentino Pérez regresa al negocio eléctrico que dejó tras salir de Iberdrola y Fenosa

El pre­si­dente de ACS quiere com­petir con los grandes lob­bies en el mer­cado de las re­no­va­bles

Florentino Pérez, ACS.
Florentino Pérez, ACS.

Florentino Pérez quiere qui­tarse la es­pi­nita que le dejó en su día tener que aban­donar Iberdrola y vuelve a in­tentar crear un gran grupo eléc­trico en unos mo­mentos donde lo que manda es la energía verde. El pre­si­dente de ACS ha anun­ciado en la junta de ac­cio­nistas que su apuesta fu­tura son las re­no­va­bles. La fi­lial de ge­ne­ra­ción de energía verde Zero-E y la co­mer­cia­li­za­dora Elia, serán las dos marcas con las que com­pe­tirá con Iberdrola, Endesa, Naturgy, Acciona y Repsol.

El máximo ejecutivo de ACS ha sido renovado en su cargo por cuatro años más, periodo que la compañía considera clave para hacerse un hueco en el mercado eléctrico. “Ahora o nunca”, se cuestiona el presidente de la mayor constructora española que no quiere desaprovechar la oportunidad que le brinda el nuevo plan energético que Pedro Sánchez, donde se hace una apuesta clara por las energías renovables.

Las grandes constructoras saben que los 236.000 millones de euros que movilizará el nuevo Plan Integrado de Energía y Clima (PNIEC) es un bocado apetecible en el que quieren estar. Máxime cuando en España la obra pública es un bien que desde hace años escasea, por no decir que apenas se mueve.

Un bocado apetecible para invertir

Las energías renovables son el futuro en toda Europa y las energías tradicionales como la nuclear y el carbón tienen los días contados. Las tres grandes eléctricas -Iberdrola, Endesa y Naturgy- han anunciado que van a apostar claramente por el programa de descarbonización y las tres han enfocado sus actuales planes estratégicos en esta dirección.

En Endesa, señalan que el programa de descarbonización de la economía española está en el ADN del plan estratégico presentado por la eléctrica. Las inversiones previstas de la empresa alcanzan los 5.500 millones de euros.

Iberdrola ha reconocido igualmente que el paquete de energía y clima del Gobierno socialista es una “gran oportunidad para invertir”. Lo único que exige es “certidumbre y estabilidad normativa” para acometer la movilización de las inversiones públicas y privadas de 236.000 millones de euros que prevé el plan. La compañía que preside Ignacio Sánchez Galán ha anunciado que invertirá unos 8.000 millones de euros hasta 2022 para liderar la transición energética.

Iberdrola, que había dejado de creer en el mercado español y había concentrado el grueso de sus inversiones en Reino Unido, EEUU y México especialmente, ha cambiado el chip y ha redoblado su compromiso con España. Esta inversión para el periodo 2018-2022 supone un crecimiento del 40% respecto al plan anterior.

La apuesta de Acciona y ACS

Pero si las eléctricas dicen estar dispuestas a liderar la transición energética, las grandes constructoras no quieren perder el tren. Primero fue el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, quien anunció que van a estar presentes de forma activa. Y ahora ha sido Florentino Pérez, quien ha ratificado prácticamente lo mismo en la junta de accionistas.

En la presentación de los resultados, Entrecanales declaró que el PNIEC del Gobierno la perece “ambicioso y satisfactorio”, por lo que no descartan volver a invertir en España, si mejoran las relaciones entre riesgo y rentabilidad.

Al igual que Iberdrola, Acciona había dejado de pensar en el mercado español y toda su artillería sobre el negocio de renovables estaba enfocada hacia el exterior. La constructora tiene en cartera proyectos de 7.500 megavatios en energías verdes y uno de los países en los que aparecen es España además de Estados Unidos, México, Chile y Australia.

Por lo que respecta a ACS, las directrices van en esta misma dirección. “ACS tiene positivas perspectivas de desarrollo en energías renovables”, dijo Florentino Pérez en la junta celebrada el pasado 10 de mayo. La actual cartera de renovables de la constructora es de 2.000 megavatios y el objetivo es lograr los 8.000 megavatios.

Para ello, la compañía ha creado la filial de renovables Zero-E y la comercializadora Eleia. En el caso de Zero-E, Florentino Pérez tiene previsto sacar a Bolsa una parte de forma que le ayude a financiar las inversiones que tiene en marcha. En cuanto a la comercializadora Elia, su objetivo inicial es alcanzar los 100.000 clientes domésticos, llegar a 50.000 pymes y tener una cartera de 100 grandes clientes.

Es la primera vez que Florentino y ACS retornan al negocio eléctrico tras la forzosa salida del capital de Iberdrola y la venta acelerada, en su día, al grupo La Caixa deUnión Fenosa, de eso hace ya más de 15 años.

Artículos relacionados