Por vez pri­mera desde 2005, el apa­lan­ca­miento cae por de­bajo de los 40.000 mi­llones

Telefónica reducirá deuda y realizará más ventas de activos

Laura Abasolo con­di­ciona ambas pre­misas a la ge­ne­ra­ción de valor para la ope­ra­dora

Laura Abasolo y Garcúa de Baquedano, Telefónica.
Laura Abasolo, Telefónica.

La di­rec­tora de Finanzas y Control de Telefónica, Laura Abasolo García de Baquedado, ha de­cla­rado, en una con­fe­rencia con ana­listas tras pre­sentar unos re­sul­tados tri­mes­trales que han me­jo­rado las ex­pec­ta­tivas del mer­cado, que la ope­ra­dora se­guirá re­du­ciendo su deuda tanto de forma or­gá­nica como inor­gá­nica, aunque ha in­ci­dido en que no tienen ne­ce­sidad de vender ningún ac­tivo de forma ur­gente, así como en que cual­quier ope­ra­ción de este tipo tiene que ge­nerar valor para la com­pañía. La deuda de la com­pañía, por vez pri­mera desde 2005, se sitúa por de­bajo de 40.000 mi­llo­nes.

"Nuestra intención es seguir reduciendo la deuda y el apalancamiento en el futuro gracias a una fuerte reducción de caja y podríamos considerar medidas inorgánicas siempre basándonos en el retorno del capital empleado", ha remarcado Abasolo en la conferencia con analistas para presentar los resultados del primer trimestre.

A este respecto, la directora financiera de Telefónica ha remarcado que la compañía está "totalmente comprometida" con mantener un "sólido" rating en la categoría de grado de inversión, para lo que ha asegurado que seguirá reduciendo su deuda tanto de forma orgánica como inorgánica.

En este sentido, ha recordado que tras las recientes ventas de sus activos en América Central y de once centros de datos al fondo Asterion Industrial, la compañía ha acelerado "sustancialmente" la reducción de la deuda neta, que se situaría en 38.700 millones de euros incluyendo estas operaciones pendientes de cierre.

Abasolo ha agregado que en lo que va de año Telefónica ya ha reducido su deuda en 2.400 millones de euros, mientras que el descenso acumulado desde junio de 2016 es casi de 14.000 millones de euros en once trimestres, lo supone más de 1.000 millones de euros por trimestre.

Así, ha remarcado que la reducción de la deuda se ha llevado a cabo de muchas maneras, aunque principalmente a través del fuerte flujo de caja libre (FCF) procedente de operaciones, a la que se han sumado otras como la optimización de pagos e intereses y medidas inorgánicas.

Además, ha subrayado que todo esto se ha hecho en un entorno con una fuerte intensidad de gastos de capital (Capex) en los últimos años, así como pagos de espectro cada ejercicio. "Definitivamente creo que nos estamos acercando al momento donde la deuda neta sea un preocupación menor para la comunidad inversora y eso nos da flexibilidad", ha afirmado.

COMPARTICIÓN DE REDES

Por otro lado, el consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá, ha mostrado "sin duda" la voluntad de la compañía de explorar posibles acuerdos para compartir redes de 5G, pero ha recordado que para que se dé una alianza de estas características se necesita que las dos partes se pongan de acuerdo.

A este respecto, ha señalado que se acercarán a sus socios a su debido tiempo, ya que el 5G todavía está en fase temprana, pero ha asegurado que están listos para alcanzar acuerdos como el que recientemente han ampliado con Vodafone en Reino Unido. "Exploraremos oportunidades si crean valor y no erosionan la posición competitiva en la región", ha resaltado.

Vilá ha subrayado que en Telefónica son "firmes partidarios" de la compartición de redes, ya que es una oportunidad para reducir los costes de la red al mismo tiempo que se mantienen los objetivos de cobertura y calidad y mejoran el retorno de capital empleado, que es un aspecto crítico para Telefónica y el sector.

Artículos relacionados