DESDE EL PARQUET

Sacyr mejora mucho el perfil

La re­duc­ción de su apa­lan­ca­miento es uno de los grandes ob­je­tivos de Sacyr en su plan es­tra­té­gico para 2020. La deuda neta pro­forma del grupo su­pe­raba algo más de 4.000 mi­llones al cierre de 2018. Eso te­niendo en cuenta que el 70% de la misma está vin­cu­lada a pro­yectos con­ce­sio­na­les.

Con el fin de rebajarla, el grupo ha procedido a la venta del 49% de la sociedad que controla sus concesiones en Chile a la gestora chilena Toesca Asset Management. La operación, cuya formalización está prevista para el próximo mes de julio, se ha cerrado en unos 440 millones de euros. Este importe servirá para reforzar su posición de caja, así como para la reducción parcial de la deuda corporativa sin perder el control de estos activos.

Sacyr lleva más de dos décadas presente en Chile impulsando obras públicas e infraestructuras en las que ha invertido más de 6.500 millones de euros. Entre sus concesiones se encuentran carreteras como la Ruta Los-Vilos-La Serena, Ruta 68 Santiago-Viña del Mar y la autopista Américo Vespucio Sur, una de las cuatro autopistas concesionadas que conforman la red de la capital chilena.

Pese a la venta de estos activos, el grupo sigue considerando prioritario mantener su presencia en el país latinoamericano. La división chilena aportó del orden del 50% de su Ebitda global en el último año. Es más, su intención es participar de forma activa en la nueva oleada de concesiones prevista en Chile tanto en carreteras como en aeropuertos y hospitales, entre otros proyectos, si surge la oportunidad.

Una estrategia que está consiguiendo recuperar el interés del mercado. En lo que va de año, Sacyr acumula una subida superior al 40%. Si bien es cierto que viene de niveles muy bajos tras el durísimo castigo sufrido en el segundo semestre del pasado ejercicio., también lo es que ha cambiado por completo su perfil técnico. Ahora presenta una renovada estructura alcista que encuentra su principal prueba de fuego sobre los 2,5 euros por acción.

De salvar esta importante barrera, tendría buena parte del camino despejado hacia los 3 euros, que sería su cotización más alta en cuatro años. Sus bajos niveles de PER, de apenas 7 veces, y la recuperación del dividendo deberían servir de catalizador en este objetivo y más si acompaña el resto del mercado.

Artículos relacionados