La fuerte re­va­lo­ri­za­ción atrae a grandes or­ga­ni­za­ciones con ex­ceso de li­quidez

El bitcoin vuelve por sus fueros como refugio para inversores

La crip­to­mo­neda más co­no­cida se dis­para más de un 40% en las úl­timas se­siones

Bitcoins
Bitcoins

La bur­buja de las crip­to­mo­nedas asustó a mu­chas firmas de aná­lisis du­rante mucho tiempo. Hizo re­cordar a las hi­po­tecas sub­prime o a las pun­tocom en Estados Unidos. El bit­coin con­si­guió es­calar hasta la cota de los 19.000 dó­lares y a partir de ahí fue des­in­flán­dose hasta co­tizar cerca de los 3.000 dó­la­res. Sin em­bargo, todo ha cam­biado en las úl­timas se­manas con la po­si­bi­lidad de que la re­ce­sión se acerque a final de este año o en 2020. Los ex­pertos creen que po­dría ac­tuar de ac­tivo de­fen­sivo.

La especulación ha vuelto en el mercado de las criptomonedas. Cuando parecía que era un segmento en declive ha vuelto a renacer de sus cenizas. Y lo hace, justo en el momento el que la curva de tipos de interés en Estados Unidos se ha invertido, lo cual suele ser síntoma –solo ha fallado la predicción en una ocasión– de recesión a la vista. Por eso, los operadores están buscando fórmulas para salvaguardar su dinero disponible.

El Bitcoin se ha disparado de manera desorbitada más de un 40% en los últimos días. Razón por la cual muchas grandes organizaciones han empezado a orientar su radar. Sobre todo, teniendo en cuenta las pírricas rentabilidades que ofrece ya el mercado, y teniendo en cuenta que pueden abrir posiciones tácticas con las que jugar para dotar de valor a la cartera. De ahí a la vuelta del atractivo.

Además, fuentes del creen que la subida podría deberse a la compra de 20.000 unidades de esta criptodivisa por parte de un solo inversor, lo que generó un movimiento de compra automático por imitación. El presidente ejecutivo de BCB Group, compañía experta en cibermonedas Oliver von Landsberg-Sadie, explicaba que “hubo unas unidades de volumen concertadas y sincronizadas en torno a los 7.000 bitcoin por hora”.

Centrándonos en los últimos meses se han detectado movimientos de inversores con gran capacidad de compra en torno al bitcoin. De hecho, son 17 fondos, según Crypto Fund Research. Emplean de manera habitual programas de compra y venta gestionados forma autónoma ejecutando miles de operaciones diariamente, por lo que no se descarta que estos movimientos hubiesen sido inducidos por algún tipo de irrupción piratas informáticos.

Motivos para la explosión

Nigel Green, fundador y director ejecutivo de deVere Group, simplemente señalaba en un informe que “hay una creciente sensación de que el Bitcoin está de regreso”. Es probable que este salto dramático atraiga a muchos inversores que “han estado al margen”, incluyendo a las grandes organizaciones.

Los cambios salvajes son la norma para bitcoin. De modo que esto no debería una sorpresa tan grande, tal y como argumenta en un informe Naeem Aslam, jefe de análisis mercado de TF Global Markets. A su modo de ver, el Bitcoin es un tipo de bestia que “tiene la capacidad de obtener una ganancia de más del 20% diario y hemos visto este tipo de incremento hacia fines de 2017 antes de que el precio cayera”.

En este sentido, este gran pico de la divisa digital podría generar un efecto llamada a muchos inversores que han estado sentados al margen esperando este momento, señalan fuentes del mercado. El Bitcoin subió simplemente porque los usuarios están empezando a especular. Es un caso clásico de inversión por impulso, como manera táctica de proteger capital, y puede que no haya ninguna razón de peso, más que el miedo, para justificar el aumento.

la racha alcista del bitcoin es probablemente otro ejemplo de un rebote en el riesgo. No obstante, no se puede negar que vuelve a tener un impulso. Ahora registra un alza de 25% en lo que va del año y de más del 60% desde el mínimo reciente de aproximadamente 3.100 dólares en diciembre.

El gigante de los fondos de inversión Fidelity estableció una plataforma de negociación para los bitcoins y otras criptomonedas a finales del año pasado. Sin embargo, la criptomoneda aún tiene un largo camino antes de acercarse a su máximo histórico.

Artículos relacionados