DESDE EL PARQUET

Amper, una nueva etapa

Los in­ver­sores es­peran dar ya por en­te­rrada y su­pe­rada la fuerte crisis de Amper en la úl­tima dé­cada y es­pe­cial­mente entre los años 2014 y 2017 en lo que es­tuvo ron­dando la quie­bra.

El proceso de metamorfosis llevado a cabo por Amper en los últimos meses con el cierre la venta de su negocio del Pacifico Sur para amortiguar sus deudas y su posterior apuesta por la digitalización está generando grandes expectativas entre sus accionistas.

Entre otros factores de cambio, el grupo ha puesto en marcha una división de ingeniería del Internet de las Cosas (IoT) una vez cerradas definitivamente la adquisición de participaciones mayoritarias en dos pequeñas empresas del sector, pero con mucho potencial.

En concreto, el grupo tecnológico se ha hecho con el 51 % de las acciones de Sensing and Control Systems por un importe de 1,5 millones de euros. Esta compañía ha desarrollado una plataforma de internet de las cosas para dotar de inteligencia a las viviendas, las denominadas "smart home".

Al tiempo, ha comprado el 60 % de las participaciones de Iberwave Ingeniería por un importe de 400.000 euros, además de haberse reservado una opción de compra sobre un 15 % adicional del capital. Dicha sociedad está especializada en redes y dispositivos IoT.

Tras estas incorporaciones, Amper ha creado una nueva división en la empresa, especializada en IoT, con el objetivo de desarrollar productos que vayan desde la localización de activos, seguimiento de actividades industriales y logísticas hasta la medición y gestión inteligentes de recursos como agua y gas.

Un giro estratégico hacia una actividad con gran potencial que viene acompañado además con unos excelentes resultados. Al cierre del pasado ejercicio, el beneficio de la compañía, sin tener en cuanto el impacto favorable de la venta de su negocio del Pacífico Sur, se elevó hasta los 12 millones de euros, lo cual supone multiplicar por 16 las ganancias de 0,6 millones obtenidas un año antes. Todo ello gracias a un notable incremento de los ingresos en todas sus áreas de actividad actuales.

Una sustancial mejora que le permite volver a contar con una caja neta positiva que abre la puerta a nuevas adquisiciones para seguir afianzando su negocio tecnológico.

De momento, las acciones de Amper apenas acumulan un retorno anual del 10%, pero los operadores consideran que se están poniendo las bases para nuevas e intensas subidas que saquen al valor del largo y soporífero proceso lateral en el cual lleva inmerso ya varios años.

Artículos relacionados