Inversores han pa­ra­li­zado pro­yectos y compra de pisos para al­quilar hasta las elec­ciones

Socimis y promotores advierten del riesgo de pinchazo en el precio de la vivienda

El FMI alerta de un po­sible co­lapso en el mer­cado in­mo­bi­liario en al­gunos países

FMI
FMI

Todo lo que sube baja y al re­vés. Los pre­cios de la vi­vienda pueden em­pezar a es­tan­carse ante las in­cer­ti­dum­bres que hay sobre la marcha de la eco­nomía y el de­venir po­lí­tico. El nuevo Real Decreto Ley sobre me­didas ur­gentes en ma­teria de vi­vienda y al­quiler ha arro­jado más preo­cu­pa­ción y los efectos pueden ser to­tal­mente dañinos para el mer­cado. El FMI acaba de alertar además de un po­sible co­lapso de los pre­cios.

La situación ahora mismo es de cierta intranquilidad por el posible resultado electoral del 28 de abril y las elecciones autonómicas y municipales del 26 de mayo. En los dos últimos años, la vivienda había retomado la senda del crecimiento con subidas que empiezan a disparar los precios, pero han comenzado a aparecer ciertos síntomas de que puede producirse un estancamiento. De hecho, algunos vendedores de inmobiliarias ya han detectado una cierta ralentización entre los compradores.

La animación y la actividad compradora estaban empezando incluso a generar un cierto nerviosismo de que se produjese una burbuja como la que se vivió antes de la crisis de 2007. Según el Consejo General del Notariado, en 2018 se vendieron más de 580.000 viviendas lo que supone un aumento de un 9,2% interanual. El 45,7% de las operaciones estuvieron financiadas por hipotecas, lo que quiere decir que la banca ha perdido el miedo a dar créditos tras la crisis.

El Fondo Monetario Internacional que dirige, Christine Lagarde, no se ha referido a ningún país concreto pero ha advertido del posible pinchazo de los precios en algunos países. “En muchas economías de mercados avanzados y emergentes, los precios de la vivienda siguen en riesgo”, avisa el organismo.

El decreto del alquiler dispara el mercado

La sensación actual es que el nuevo decreto del alquiler del Gobierno de Pedro Sánchez está provocando el efecto contrario que persigue. Por un lado, está habiendo un aumento de los precios de los alquileres ante la imposibilidad de no poder revisar el contrato hasta transcurrido un plazo de cinco años y si es persona jurídica hasta siete años. Y, por otro, algunos propietarios están retirando sus viviendas del mercado de alquiler.

Además, los inversores y las socimis han paralizado también algunas operaciones, ante el temor a que se produzca una burbuja inmobiliaria. Los precios de los pisos nuevos y usados se están disparando lo que ha hecho que hayan decidido esperar a ver el recorrido político.

Según los últimos datos de la sociedad de tasación Tinsa, hasta marzo se había producido un incremento interanual de los precios de la vivienda de un 4,9% a nivel nacional. En Madrid, por ejemplo, el precio medio por metro cuadrado es de 2.313 euros, lo que supone un aumento del 7,2%, cuando el año pasado el dato acumulado a estas alturas reflejaba un crecimiento del 3,7%. Según Tinsa, un vendedor tarda una media de 3,7 veces en encontrar un comprador para su vivienda.

En el caso de Cataluña, el precio medio de los pisos del primer trimestre era de 1.930 euros/m2, lo que representa una subida interanual del 7,8%. En lo que llevamos de año, la vivienda se ha revalorizado en dicha comunidad un 2,4% respecto al cierre del ejercicio pasado. En 2018, el dato acumulado a estas alturas del año reflejaba un crecimiento del 1,1%. Respecto a Andalucía, la variación interanual en el primer trimestre es de un 5,2%.

Advertencias de las agencias

Y es que, el alquiler de vivienda es el mercado donde más distorsiones se están produciendo y el que ahora mismo puede alterar más los precios. Según el índice Actualizador de Contratos de Alquiler (ARCA), las rentas de alquiler subieron en marzo un 3,6% debido a la aprobación del decreto sobre el alquiler.

Según el director comercial de Alquiler Seguro, David Caraballo, “el mercado por sí solo lleva una tendencia hacia la moderación, pero los continuos cambios legislativos que se están produciendo desde diciembre, están desestabilizando un mercado que tiene la capacidad de autorregularse”, ha señalado. Afirma además que “la entrada en vigor de esta normativa ha provocado un aumento artificial de los precios”.

Al igual que otros expertos, asegura que, debido a la incertidumbre política, algunos arrendadores están retirando sus inmuebles del mercado. “Lo que hace falta es una ley de consenso que aporte seguridad jurídica y estabilidad”, comenta.

Las socimis salen del negocio

La opinión más generalizada es que el Real Decreto ha desequilibrado la balanza del alquiler a favor de los inquilinos y lo que provocará es una menor oferta de viviendas de este tipo. El banco de inversión Blackstone fue uno de los primeros en advertir que la medida paralizaría el mercado y provocaría un aumento de los precios, como así está ocurriendo.

La inmobiliaria Neinor descartó, por su parte, hace más de un mes su plan de crear una socimi para el alquiler de vivienda. El consejero delegado, Juan Velayos, lo ratificó en la presentación de resultados de la promotora.

Los técnicos de la propia Agencia Negociadora del Alquiler piensan que el decreto rompe el equilibrio de mercado. “Esto va a provocar un estancamiento del mercado del alquiler y, previsiblemente, un retroceso en cuanto al número de viviendas que los propietarios destinan al arrendamiento urbano, que en estos momentos se estima en un 22% del parque de viviendas en España”, según el consejero delegado, José Ramón Zurdo.

La Federación de Asociaciones Inmobiliarias teme igualmente otra burbuja por la nueva normativa. “El decreto no regulará ni ajustará los precios, puesto que estos podrían incrementarse hasta en un 10% de media en algunos puntos”, afirma.

Artículos relacionados