Las cons­truc­toras es­peran su­perar sus ré­cords de ad­ju­di­ca­ciones a final de año

Los grandes proyectos bañan de millones a Sacyr, ACS y Ferrovial

La di­ver­si­fi­ca­ción en el ex­tran­jero, clave para su éxito en el tri­mestre que em­pieza

Junta de Sacyr
Junta de Sacyr

Cuando las elec­ciones o el Brexit con­di­cionan la ac­ti­vidad po­lí­tica y em­pre­sa­rial, pa­rece que hay al­gunas em­presas que suman al margen de la in­cer­ti­dum­bre. Ese ha sido el caso de Sacyr, ACS o Ferrovial, que han con­se­guido ce­rrar un primer tri­mestre asom­broso con grandes con­tratos que, por lo pronto, les da tran­qui­lidad para afrontar el primer se­mestre del año. Los nú­meros son tan po­si­tivos que ya se marcan su­perar el ré­cord de con­tra­ta­ción al cierre del ejer­ci­cio.

No siempre es fácil engrosar la cartera de pedidos. Más aún cuando en el panorama internacional se habla de futura recesión o de nadar y guardar la ropa. El sector de la construcción sigue avanzando con paso firme y hay algunos grupos que han sacado especial provecho de su diversificación a nivel internacional.

Entre otras se encuentra ACS. La firma presidida por Florentino Pérez ha arrancado el 2019 con buen tono, que se ha trasladado también a su cotización en los mercados, con dos grandes contratos. El primero de todos, el de la construcción de un nuevo túnel en el estado de Virginia por 3.000 millones de euros; y el segundo el desarrollo de la nueva estación de alta velocidad y la ampliación del intercambiador de transportes de Euston, en Londres.

A ellos habría que sumarles son el nuevo proyecto en Marruecos, que cerró por un montante de 255 millones de euros, para la construcción y puesta en marcha de dos plantas de ácido sulfúrico. En definitiva, el poner los ojos fuera de España le ha dado, al menos hasta ahora, una gran tranquilidad para afrontar el año.

La compañía tiene a Estados Unidos como el principal motor de su cartera, ya que representa el 45% de sus ingresos. Acto después se encontraría Europa con un 21% y, por último, Australia, con un 20%. El país oceánico, precisamente, ha ido ganando peso en su diversificación en los últimos ejercicios.

En el caso de Ferrovial, el primer trimestre del año consiguió cerrar el contrato de dos proyectos para realizar tareas de operación y mantenimiento en carreteras por unos 200 millones de euros. Una adjudicación realizada por parte del Ministerio de Transporte de Ontario (Canadá). Además, tiene en su radar atar varios contratos en Estados Unidos, España y Polonia. Con ellos pretende captar 1.200 millones de euros. Un auténtico balón de oxígeno.

En su caso, su cartera e internacional a cierre de 2018 valía casi 10.000 millones de euros. En la actualidad puede transformarse para sumar hasta los 11.000 millones. Es decir, ascendería hasta, prácticamente, el 90% del total.

Sacyr no se queda atrás

La firma que preside Manuel Manrique ha seguido la estela marcada por ACS y Ferrovial. Por ello, ha logrado adjudicarse un contrato de 34 millones de euros en Perú para desarrollar 205 kilómetros de carretera. Y no solo queda ahí, sino que ya cuenta con el efectivo necesario para invertir cerca de 630 millones de euros en el proyecto de la concesión viaria Autopista al Mar 1 en Colombia.

En suelo español logró hacerse con la construcción del edificio que unirá las terminales T1 y T2 del aeropuerto de Tenerife Sur por más de 44 millones de euros. Igualmente, distintos proyectos en Madrid por unos 65 millones de euros.

En relación a su cartera de activos, el 75% de las ventas de la empresa proceden lejos de las fronteras españolas. Europa supone el 59% de su cartera, mientras que América suma un 38%. La cartera de infraestructuras excedió los 6.100 millones de euros y los ingresos internacionales representan ya el 85% del global.

Así las cosas, Ferrovial, Sacyr y ACS han comenzado con bastante fuerza 2019 y la diversificación global sigue provocando que los millones le lluevan. Todo ello, a pesar de que las incertidumbres cada vez ganan más cuerpo en el esquema internacional.

Artículos relacionados