DESDE EL PARQUET

Lingotes Especiales, freno a las subidas

La caída de las ma­tri­cu­la­ciones evi­dencia los desafíos y de cam­bios es­truc­tu­rales a los que se en­frenta el sector au­to­mo­vi­lís­tico en los pró­ximos meses y las em­presas li­ga­das.

De momento, el proteccionismo arancelario ha encarecido las exportaciones de vehículos y componentes de forma asimétrica entre diferentes áreas geográficas que está provocando grandes desajustes. A ello se suma el mayor rigor medioambiental al que se ve sometido con una legislación cada vez más restrictiva. Esto podría obligar al cierre o reestructuración de muchas instalaciones sin estar aún amortizadas.

Otro factor de riesgo estaría en la movilidad compartida. Esta nueva visión del transporte podría reducir a menos de la mitad la necesidad de vehículos. Todos estos elementos conducen finalmente a la principal preocupación del sector que es la caída de la demanda, acentuada además con la pérdida de tracción de las grandes economías mundiales, especialmente de China.

En este sentido, los expertos recuerdan los múltiples “profit warning” lanzados en los últimos meses por algunos grandes fabricantes como Daimler, BMW o Audi, que puede ser el preámbulo de lo que se puede esperar en los próximos meses.

Eso explicaría la prudencia mostrada por los inversores con algunas de las cotizadas españolas ligadas al sector como Lingotes Especiales. Aunque los estímulos fiscales para la compra de vehículos puedan aliviar esta presión negativa en los próximos meses, los inversores necesitan más catalizadores para recuperar la confianza. En este sentido, Lingotes asegura que su diversificación de clientes, exporta más del 70%, y de productos, la protegen contra el impacto negativo de las presiones arancelarias y la posible caída de la demanda.

Así lo han reflejado de momento sus cuentas al cierre de 2018. El beneficio antes de impuestos se ha elevado a los 12.570 millones de euros, un 4% mejor, y el Ebitda ha alcanzado los 18.086 millones de euros con un avance del 5%. Todo ello gracias a un notable esfuerzo para reducir costes y aumentar la productividad. Cifras que le permiten mantener una alta rentabilidad por dividendo, muy cercana al 5%.

El mercado, una vez recuperado un 30% del precio de la acción en el inicio del año, parece ahora más reticente a seguir apostando por nuevas subidas a corto plazo. El valor ha entrado así en una tendencia lateral entre los 14,2 y los 15 euros por acción que parece se va a prolongar en el tiempo mientras no se despejen todas las incertidumbres en torno al sector y a la compañía.

Artículos relacionados