DESDE EL PARQUET

Sabadell, cambio de percepción hacia adelante

De ser el pa­tito feo del sector ban­cario en el arranque del ejer­ci­cio, Banco Sabadell ha pa­sado a ser el valor más al­cista del se­lec­tivo en abril.

Si en febrero marcaba mínimos absolutos en 0,85 euros por acción, ahora vuelve a moverse con holgura sobre la sicológica cota del euro y todo apunta a que ha puesto punto final a la intensa tendencia bajista puesta en marcha hace año y medio.

Un importante giro de percepción provocado por la venta de activos y la notable mejoría de sus cuentas en el primer trimestre, más de un 10% superiores a las estimaciones del consenso del mercado.

Tras varios trimestres de pérdidas por los costes relacionados con la migración tecnológica de su filial británica TSB, la entidad volvió a mostrar un crecimiento estable en su negocio bancario. La entidad obtuvo así un beneficio neto de 258,3 millones de euros, apenas un 0,4% inferior al de un año antes.

Los expertos destacan sobre todo el crecimiento de los volúmenes, así como el avance en los márgenes que le han permitido compensar la presión sufrida por su filial británica (debido a las intensas pérdidas provocadas por la migración tecnológica) mientras empieza a cumplir con las grandes expectativas depositadas en ella.

El grupo, además, ha reiterado sus objetivos para este ejercicio, donde espera seguir mejorando en el margen de intereses y aumentando a casi doble dígito las comisiones netas para situar el ratio de eficiencia sin amortizaciones entorno al 55% y seguir rebajando el coste de riesgo.

Pero el principal detonante en los avances del Sabadell este mes han radicado básicamente en la venta del 80% de su negocio inmobiliario, Solvia, por 241 millones de euros con una plusvalía de 138 millones de euros, lo cual tendrá un fuerte impacto positivo en su ratio de capital.

Un giro estratégico que parece estar convenciendo hasta sus más acérrimos detractores que no daban nada por la entidad. Hasta hace apenas unos días, muchos operadores insistían en señalar como poco convincente el rebote experimentado por las acciones de la compañía y auguraban un nuevo giro a la baja. Sin embargo, el valor no muestra signos de desaceleración y agotamiento una vez ha vuelto a entrar en niveles de retorno positivo en el balance del ejercicio.

La primera prueba de fuego para confirmar el proceso de recuperación a nivel técnico lo tendrá cerca del 1,1 euro por acción. Si la supera con convicción se abriría una nueva fase hasta los 1,2 euros, lo cual supone un potencial de revalorización de más del 15% adicional en los próximos meses.

Artículos relacionados