La ac­ción firma má­ximos del año y ya mira de cerca los his­tó­ricos de hace un año.

Aena supera todos los escollos y vuelve a seducir a los inversores

La com­pañía desafía la in­cer­ti­dumbre po­lí­tica du­pli­cando la pre­vi­sión de trá­fico aéreo

AENA
AENA

Aena está ex­hi­biendo músculo en bolsa, donde ha re­cu­pe­rado la con­fianza de los in­ver­so­res. La ac­ción del grupo ya sube en torno al 25% en 2019, al­canza nuevos má­ximos del año y ya vuelve a ver en el ho­ri­zonte los ré­cords his­tó­ricos de mayo del año pa­sado, cuando la co­ti­za­ción del gestor ae­ro­por­tuario llegó a tocar los 170 eu­ros. Desde este gran pico, Aena, em­prendió una gran y pro­lon­gada co­rrec­ción que no ter­minó hasta fi­nales del año pa­sado.

En realidad, fue el primer gran ajuste a la baja de un grupo acostumbrado a no dar disgustos a sus accionistas. "La caída fue exagerada. Había muchos accionistas con enormes plusvalías acumuladas que dedicieron realizar beneficios, entre ellos el fondo británico TCI, que dio el pistoletazo de salida al vender de forma acelerada un 2,7% del capital. Para muchos, fue la excusa perfecta para realizar beneficios", señala un analista internacional del valor.

Ahora, el despegue en bolsa se está produicieno en un escenario que a priori no parece el más favorable. TCI volvió a vender acciones a finales de marzo, las elecciones generales son un poderoso foco de incertidumbre para una compañía que tiene un 51% del capital en manos del Estado y el escenario económico es de desaceleración. Sin embargo, los gestores nacionales e internacionales creen que las valoraciones de Aena son todavía atractivas porque venía de una caída muy fuerte.

Además, la coyuntura apoya a corto plazo. La rebaja de riesgo en el proceso del 'Brexit' hasta el menos el próximo mes de octubre ayuda. Y con los datos de la Semana Santa ya en la mano, Aena ha actualizado su previsión de tráfico aéreo para este año. En realidad la ha multiplicado por dos hasta el 3,7%, haciendo buenas las expectativas del mercado, que daba por hecho que este ajuste al alza era una mera cuestión de tiempo. En este punto no ha habido sorpresas negativas.

Después de seis subidas consecutivas en bolsa, Aena ha demostrado que su momento bursátil está por encima de otras consideraciones. La venta el pasado 29 de marzo de otro 0,8% en manos de TCI por algo más de 190 millones de euros apenas ha tenido impacto en la cotización, mientras que la posibilidad de que el resultado electoral puede influir en la gestión y la estrategia del grupo ha sido soslayada por el mercado en estas últimas semanas.

"Los grandes fondos están valorando la estrategia de diversificación del grupo. Está claro que en un nuevo escenario macro los crecimientos del tráfico no pueden ser tan potentes como los del año pasado, cuando el avance fue de casi el 6%. Pero está cuestión está totalmente descontada en bolsa. El empujón de la compañía al negocio comercial y la expansión internacional se han convertido en un elemento de gran estabilidad para Aena", señalan fuentes bursátiles.

Las expectativas crecen a medida que se acerca la fecha de presentación de los resultados del primer trimestre del año. Será el próximo martes 30 de abril. Aena llega a la cita en máximos en bolsa, donde el sentimiento inversor ha girado al alza de forma espectacular. El grupo, que el pasado 22 de abril repartió algo más de 1.000 millones de euros en dividendos (el mayor importe desde que es empresa cotizada), presume ahora de buena estrella en el parqué.

Artículos relacionados