LA SEMANA BURSÁTIL

Alta presión en la Bolsa

El inicio de la tem­po­rada de re­sul­tados em­pre­sa­ria­les, pese a ser mo­de­ra­da­mente fa­vo­ra­bles, no le ha sen­tado de­ma­siado bien a las bolsas es­paño­las, que vuelven a perder fuelle res­pecto a los mer­cados ve­cinos y sobre todo frente a Wall Street, de nuevo en zona de má­ximos his­tó­ri­cos.

El índice Ibex 35 cerró la semana pasada con una caída del 0,8%, en medio de una dura campaña electoral, aunque de momento sigue aguantando sobre la referencia de los 9.500 puntos, con cierta holgura sobre la zona de soporte en la actual fase alcista del mercado este año..

El problema, señalan los expertos, es si el principal indicador de los mercados españoles podrá aguantar por mucho tiempo sobre esta línea sicológica. Y el horizonte financiero a más corto plazo se muestra bastante complicado. Primero se tienen que digerir los resultados electorales para después poner la vista en la avalancha de indicadores y resultados, que en los últimos tiempos suelen tener más impacto a la baja cuando son malos que efecto alcista cuando son positivos.

Por si eso fuera poco, la inestabilidad en los mercados de petróleo y de divisas han venido a añadir presión. El precio del crudo está sufriendo fuertes vaivenes, corrigiendo de forma intensa tras alcanzar su precio más alto desde octubre del pasado ejercicio debido a la nueva vuelta de tuerca de EEUU a las exportaciones iraníes. Esta alza puede acentuar aún más el frenazo de la economía global previsto por los expertos en la segunda mitad del ejercicio.

El dólar, entre tanto, está acaparando el interés inversor como activo refugio ante el excelente ritmo de la economía norteamericana. El PIB de EEUU ha crecido un 3,2% en el primer trimestre del año, según las primeras estimaciones, muy por encima de lo previsto su nivel más alto desde 2015, lo cual ha llevado al euro a cambiarse a poco más de 1,11 dólares. La mayor fortaleza del billete verde ayudará a mejorar las exportaciones europeas, pero ese efecto se sentirá ya a partir del segundo semestre del año.

Una situación general que obliga a los analistas a ser muy prudentes a la hora a anticipar los posibles movimientos del mercado a corto plazo en un equilibrio de fuerzas entre aquellos que se mantienen optimistas de cara al final de año y aquellos que anticipan una fuerte corrección a partir del segundo trimestre.

Calendario semanal de Bolsa

Los próximos días se presentan especialmente intensos en los mercados financieros internacionales. Por un lado, continuará la batería de resultados empresariales y, por otro lado, se esperan infinidad de datos económicos que pondrán a prueba el pulso de los mercados. Un difícil escenario que se complicará aún más con el festivo del Día del Trabajo que paralizará la actividad en buena parte de los mercados mundiales, entre ellos España.

La sesión del lunes será especialmente intensa ya con los resultados de las elecciones generales españolas sobre la mesa. En esta primera sesión de la semana se darán a conocer las ventas al por menor en Alemania, así como los indicadores de sentimiento económico, clima empresarial y confianza consumidora que se publicarán en la zona euro, desde donde también llegará el agregado monetario M3 de la zona euro, principal herramienta del BCE para medir las presiones inflacionistas. En EEUU, por su parte, se esperan los ingresos y gastos personales.

Más cargada aún de citas importantes llegará la agenda financiera internacional del martes, última sesión del mes. Desde China llegarán datos de actividad PMI, mientras que en el Reino Unido se publicará la confianza de los consumidores. Ya en la zona euro destaca el IPC, las ventas al por menor y el PIB de España del primer trimestre, y especialmente la tasa de paro, el IPC y la confianza consumidora GFK en Alemania. Desde Bruselas llegarán cifras también de empleo y de PIB. Los inversores deberán estar pendientes además del Chicago PMI, de la confianza consumidora y de las casas pendientes de venta.

El miércoles, pese a ser festivo en España entre otros muchos mercados, los operadores no podrán descansar a la espera de grandes referencias en EEUU como la encuesta ADP de empleo privado, los gastos de construcción, el ISM del sector manufacturero y, sobre todo, de la reunión de la Reserva Federal, aunque en este caso no se prevén grandes noticias después del “impasse” adoptado en las últimas reuniones.

La sesión del jueves vendrá condicionada por el festivo en la Comunidad de Madrid, aunque la bolsa abrirá sus puertas a todos los efectos. Este día habrá que tener en cuenta los datos de actividad PMI manufacturero en la zona euro, la reunión del Banco de Inglaterra y los datos de productividad y pedidos a fábrica en EEUU.

La semana se cerrará el viernes con el IPC y los precios de producción en la zona euro, así como el ISM no manufacturero, los inventarios minoristas y al por mayor y, lo más destacado, el informe de empleo en EEUU.

Respecto a los resultados, el lunes presentarán cuentas BBVA y Bankia, el martes lo harán el Santander, Aena, Airbus, Caixabank, Coca Cola European, Ebro Foods, Mapfre, Naturgy, REE, Renta 4 y Repsol. El jueves le toca el turno a Ezentis y Unicaja. El viernes presentarán sus resultados Abengoa, Ence, FCC, Gestamp, Metrovacesa, Natra, Prosegur Cash, Sacyr, Telepizza y Vocento.

Artículos relacionados