Monitor de Consumo Bancario

El re­gu­lador tumba de media más de dos anun­cios al día

El BdE, en plena cruzada contra la publicidad engañosa de productos financieros

Destacan las irre­gu­la­ri­dades en el cálculo de la Tasa Anual Equivalente (TAE)

Hernández de Cos,  gobernador del Banco de España.
Hernández de Cos, gobernador del BdE.

El Banco de España (BDE) no quiere ver ni en pin­tura un es­ce­nario como el de los años de la bur­buja y ha puesto bajo la lupa las es­tra­te­gias pu­bli­ci­ta­rias de las en­ti­dades fi­nan­cie­ras. En plena ex­pan­sión del ne­gocio hi­po­te­cario y cre­di­ticio tras casi una dé­cada de dura crisis eco­nó­mica, el re­gu­lador fi­nan­ciero ha hecho pú­blicos unos datos que re­velan el vo­lumen de pu­bli­cidad irre­gu­lar: una media de más de dos anun­cios al día fueron 'tumbados' por no cum­plir los cri­te­rios de trans­pa­rencia exi­gi­dos.

En términos absolutos, se han remitido 160 avisos por parte del regulador en este período, lo que equivale a más de la mitad de todos los enviados el pasado año (309). El procedimiento seguido consiste en comunicar a la entidad la existencia de un contenido que induce a error o confusión en el público, dando comienzo un plazo de dos días hábiles para efectuar las correcciones pertinentes o cancelar la emisión de la publicidad en cuestión.

El incumplimiento de las instrucciones del Banco de España conlleva una sanción económica para el banco o entidad apercibido, aunque de momento no se ha impuesto multa alguna en lo que llevamos de año.

La TAE, fuente de problemas

La Tasa Anual Equivalente (TAE) es un tipo de interés que indica el coste o rendimiento efectivo de un producto financiero. Se calcula incluyendo el interés nominal de la operación, la frecuencia de los pagos a realizar, las comisiones bancarias y algunos gastos de la operación.

Esta figura es el eje central de la mayor parte de las campañas publicitarias intervenidas por el BDE, debido a irregularidades en su cálculo o al contenido difuso o incorrecto sobre las comisiones y otros gastos para el consumidor. La medalla de plata se la llevan los productos financieros complejos comercializados fraudulentamente a pequeños ahorradores o clientes con un perfil de riesgo bajo.

La actividad del BDE para controlar la publicidad irregular o fraudulenta en el sector financiero se basa en una circular del propio organismo que entró en vigor en 2010. El regulador ya ha anunciado que pronto someterá a audiencia pública una actualización de esta normativa.

Artículos relacionados