DESDE EL PARQUET

Siemens Gamesa gana atractivo

Los ha­bi­tuales en­con­tro­nazos entre sus prin­ci­pales ac­cio­nistas en la ges­tión, más de lo que sería desea­ble, no están im­pi­diendo la buena marcha de Siemens Gamesa en Bolsa. El fa­bri­cante de ae­ro­ge­ne­ra­dores his­pano alemán se ha con­ver­tido en el valor más al­cista del Ibex 35, con di­fe­ren­cia, en los pri­meros cuatro meses del año.

Los titubeantes pasos del grupo tras la fusión se han tornado ahora en un firme caminar gracias a la concatenación de contratos. En su primer trimestre fiscal cerrado en diciembre, el grupo obtuvo un beneficio de 18 millones de euros frente a las pérdidas contabilizadas un año antes. Una mejora asentada en un incremento del 6% en las ventas.

A ello se suma la fuerte reducción de costes lograda en la producción de palas un intenso proceso de transformación digital que le está suponiendo un importante ahorro en horas de ingeniería en el diseño y fabricación de las palas.

Todo ello le ha servido para reanudar la remuneración al accionista, suspendida por los problemas de digestión sufridos durante la integración. Aunque su rentabilidad por dividendo sigue siendo mínima, este es un paso importante en la recuperación de la confianza de los inversores. Conviene recordar que los menores costes de producción es uno de los factores que más está tirando de las energías renovables.

En este escenario, las acciones de Siemens Gamesa acumulan una revalorización del 45% en el año. Un movimiento al alza que no parece ofrecer síntomas de agotamiento tras romper sin demasiadas dificultades niveles de resistencia relevantes sobre los 14,4 euros que ahora se han convertido en una sólida zona de soporte. Pese a la fuerte subida, los expertos técnicos no observan signo de sobrecompra. Al contrario, los volúmenes de adquisición se mantienen firmes, lo cual podría impulsar al valor por encima de los 16 euros en las próximas semanas.

Artículos relacionados