INVERSIÓN

El dólar frena al oro... de momento

Economía en EEUU
Economía en EEUU

El por­tazo de la Reserva Federal a nuevas subidas en sus tipos de in­terés de re­fe­rencia para este año ha sem­brado ciertas dudas entre los ope­ra­do­res. Temen que la en­tidad esté ob­ser­vando signos de una ra­len­ti­za­ción eco­nó­mica su­pe­rior a la pre­vista por el con­senso del mer­cado. Y lo que en un prin­cipio po­dría ser be­ne­fi­cioso para la renta va­ria­ble, así se está de­jando sentir en el corto plazo, tam­bién puede ge­nerar in­cer­ti­dumbre en los pró­ximos meses sobre la ca­pa­cidad de las em­presas de man­tener el cre­ci­miento en sus re­sul­ta­dos.

Esta preocupación podría generar un giro de las inversiones hacia activos refugio. Si se confirma la ralentización no sería extraño un intenso trasvase de posiciones desde la renta variable hacia valores más estables, donde el oro tiene ventajas notables. Entre ellas su bajo precio actual tras un largo período de estancamiento. Las desacelraciones económicas, recuerdan los especialistas en metales, siempre han traído como consecuencia la subida de los precios del oro en la medida que los inversores buscan protegerse de posibles pérdidas.

De este modo, es de esperar que los inversores más conservadores redoblen su apuesta por el oro en los próximos meses si continúa creciendo las expectativas de frenazo económico. La diversificación de la cartera con metales preciosos permite reducir riesgos y mejorar la rentabilidad.

Bajo esta premisa, la demanda se está recuperando así en lugares como China, donde la inflación está provocando un incremento de las compras del metal amarillo, históricamente seguro. Este comportamiento se está empezando a replicar en otras áreas como la India y Países Árabes, generando una fuerte tensión en la oferta ante la falta de descubrimientos de yacimientos importantes. Por tanto, advierten los expertos, los precios podrían no mantenerse bajos durante mucho tiempo.

De momento, sin embargo, la cotización se muestra bastante estable, con un moderado descenso de poco más del 3% en los últimos 12 meses, situándose por debajo de los 1.300 dólares la onza. Niveles desde donde los expertos esperan se produzca un importante rebote, contenido por ahora por la mayor fortaleza del dó

Artículos relacionados