MONITOR DE LATINOAMÉRICA

El BID urge a re­ducir una ca­rencia que lastra fuer­te­mente la ex­pan­sión re­gional

Déficit de infraestructuras: la gran piedra en el camino de Latam

La brecha de in­ver­sión está en el 2,5% del PIB, unos 150.000 mi­llones anuales

autopistas
Autopistas.

Latinoamérica, que de nuevo en 2019 re­gis­trará un cre­ci­miento me­dio­cre, se ve fuer­te­mente las­trada en su desa­rrollo por su dé­ficit en in­fra­es­truc­tu­ras. Y sin un em­pujón en este ca­pí­tulo, en el que las com­pañías es­pañolas desem­peñan un no­table papel en el área, será di­fícil que la re­gión al­cance una ex­pan­sión sos­te­nida en el fu­turo. La alerta la ha emi­tido el BID, para el que, pese a los es­fuerzos de los úl­timos años, el área sigue muy re­za­gada en un as­pecto ca­pital para la eco­no­mía.

Para el banco, que llama a actuar con urgencia en la reducción de este déficit, la brecha de inversión en infraestructura en Latam se sitúa en cerca del 2,5% del PIB, unos 150.000 millones anuales.

El Informe Macroeconómico 2019 del BID, centrado en infraestructuras y completado con el estudio ‘Construir oportunidades para crecer en un mundo desafiante’ indica que Latam no solo registra un retraso en los montantes de inversión, sino también en su calidad. “El desarrollo se ve muy afectado por la falta de inversión en infraestructuras, cuyo coste aumenta con el tiempo. En términos de calidad, Latam ocupa el quinto lugar entre seis regiones, sólo por delante del África subsahariana”, concluye el informe, que indica que, en promedio, el coste de no añadir capital nuevo a infraestructuras en la región equivale a una pérdida de un punto de crecimiento del PIB. Un coste que se elevaría a 15 puntos de crecimiento no logrado si la brecha persiste más de 10 años (900.000 millones tomando de referencia el nivel actual del PIB regional).

“Los potenciales impactos son alarmantes porque Latam ya está entre las regiones con uno de los crecimientos más lentos”, según el BID, para el que la región puede obtener un gran impulso económico a través de inversiones en transporte, telecos y otras obras. “El análisis muestra cuán necesario es realizar más y mejores inversiones en infraestructura, abordando retos como una más adecuada identificación de proyectos y cómo reducir las restricciones en financiación”, señala el BID, que recomienda cerrar la brecha con mayor y mejor inversión pública y atrayendo más capital privado, con un mayor impulso a las APP, el recurso a bancos multilaterales de desarrollo y mejoras normativas. Para el BID, es importante que Latam aumente la eficiencia en gasto en infraestructura “sin temor de elevar las cuentas fiscales”; que atraiga inversores institucionales “más allá de los bancos” (fondos de pensiones, aseguradoras y fondos soberanos) y que genere fondos de infraestructura “específicos” para cada país. Para el banco, aunque la inversión pública esté frenada por presupuestos acotados y restricciones fiscales, la oportunidad de obtener financiación privada es “amplia en un contexto global de bajos de tipos de interés”. “Invertir en los proyectos de infraestructura adecuados puede aumentar de forma significativa la productividad e impulsar el crecimiento, mejorando la recaudación fiscal”, según la entidad internacional.

Esta inversión es tanto más acuciante cuanto que la región crece el ralentí. El estudio proyecta que una combinación de impactos negativos de las grandes economías mundiales podría acortar la expansión de Latam hasta el 0,8% de media en 2019-21, tras bajar su pronóstico para el área por el posible efecto del enfriamiento en EEUU y China y una hipotética alza de tasas de la Fed. Según el BID, la ralentización estadounidense puede tener un impacto negativo del 0,8% en Latam y el menor avance chino afectaría en un 0,5% en el trienio. Estos factores, sumados a un impacto del 0,4% del precio de activos, resultará en una disminución del avance regional del 1,7 % hasta el 0,8% en 2019-21. El impacto en el área de un ‘Brexit duro’ podría reducir otro medio punto las proyecciones.

Según el estudio, el sector que tiene mejor desempeño es el eléctrico, con puntuación similar a Asia. El más deficiente es el de transporte. Y en telecos, construcción y agua, queda mucho por hacer. En 2018, la CAF concluyó que si Latam quiere converger con los países líderes de Europa y Asia, debe multiplicar su esfuerzo en infraestructuras. Y destacó que en la región los proyectos de inversión podrían ascender a 4,5 billones de dólares la próxima década. Es una oportunidad para unas empresas españolas muy afincadas en el área y que lideran en algunos países proyectos emblemáticos: ACS, Sacyr, FCC, Ferrovial, Acciona, Iberdrola, Naturgy, OHL, Gas Natural, Repsol, Telefónica…

En otros foros existe igual inquietud por el atraso. El expresidente colombiano Samper acaba de destacar en una conferencia en Cartagena de Indias que Latam tiene un retraso de 15 años en infraestructura y el BID ha corroborado que Colombia requiere 45.000 kilómetros de vías adicionales para incrementar productividad y crecimiento. La cuestión será abordada este mayo en IX Encuentro APP América, organizado por el Grupo BID para promover la colaboración público-privada como útil clave en los planes de infraestructura en la región. Según estudios de CAF y Cepal, Latam necesitaría invertir el 5% del PIB anual una década para dar el salto en competitividad, el doble de lo actual.

Artículos relacionados