Monitor del Seguro

El sector atiende unos 48 per­cances re­la­cio­nados con motos cada hora

Quien tiene una moto, tiene un casco y... un accidente

Existen más de tres mi­llones de motos ase­gu­ra­das, con un cre­ci­miento desde 2010 del 12,2%

Mejores Seguros » seguros motos
Mejores Seguros » seguros motos

Quien tiene una moto tiene un ac­ci­dente. Seguro. El im­pulso a la mo­vi­lidad ur­bana sos­te­nible ha ex­pul­sado a mu­chos co­ches del centro de las ciu­dades y ha com­pli­cado mucho la vida a las per­sonas que quieren o tienen que se­guir ac­ce­diendo a ellas en vehículo pro­pio. Nuevos me­dios de trans­porte campan por las aceras y ca­lles, como pa­ti­netes eléc­tri­cos, pa­ti­netes sin mo­tor, seg­ways, ho­ver­boad, bici ta­xis…,

Y también están en pleno auge otros vehículos más tradicionales, las motos, que ahora más que nunca se presentan como una alternativa para circular por las ciudades, tanto en su versión más clásica, como en otras más acordes con los nuevos tiempos, como lo son los escúteres eléctricos.

Según los datos que aporta Estamos Seguros, iniciativa de Unespa para difundir la cultura aseguradora, en su informe ‘Panorama del parque de dos ruedas’, estos vehículos a dos ruedas tienen cada vez mayor presencia en las calles y carreteras españolas. La cuota de estos medios de transporte sobre el parque total es del 10,14% (últimos datos disponibles de 2017), la mayor de los últimos 17 años.

Crece la presencia de estos medios de transporte en las calles, y con ella el negocio asegurador en este ámbito. Hay más de tres millones de motos aseguradas (467.905 ciclomotores, 1.692.586 motocicletas, y 911.041 escúteres), con un crecimiento desde 2010 del 12,2%. La industria hizo frente en 2017 a 419.811 percances sufridos (en coberturas voluntarias) o provocados (en la cobertura obligatoria) por estos vehículos; unos 48 por cada hora.

En su conjunto, los percances sufridos o causados por las motos supusieron el 3,75% de los accidentes totales ocurridos en el conjunto de los vehículos a motor. Pero muy por encima de ese porcentaje se encuentran los accidentes más graves: los que implican a la cobertura de Responsabilidad Civil corporal en el caso de las motos sumaron 62.429, el 11,40% del conjunto de accidentes sufridos por vehículos a motor; y los que afectaron a la cobertura de Ocupantes fueron 11.574, el 21,44% del total.

También son significativos los porcentajes respecto al total de accidentes sufridos por los vehículos a motor que suponen los percances de motos en los que entran en juego la cobertura de Defensa Jurídica (11,02% del total), Reclamación de Daños (8,87%) y Asistencia en Viaje (5,84%).

Los datos de este estudio también muestran que el vehículo de dos ruedas más frecuente es la Vespa 125, que acumula un 2,6% del parque rodante; seguida por la Yamaha X Max y la BMW R 1200. Precisamente son las motos de esta última marca las más caras de asegurar, según datos de Kelisto. La prima media es de 307,49 euros. Las siguientes primas más altas son las que hay que pagar por las motos marca Honda (191,56 euros) y Yamaha (175,87 euros).

Pese al aumento de la demanda de estos seguros como consecuencia del incremento del parque, la presión sobre los precios se mantiene. La prima media fue de unos 156 euros en 2018, según los datos del Barómetro de Ciclomotores y Motocicletas de Avant2, frente a los 163 euros de un año antes, lo que supone un descenso del 4,48%.

Como no podía ser de otra forma, este negocio asegurador, como el resto, evoluciona al ritmo que marcan las nuevas tecnologías, y en este caso también al del desarrollo de las nuevas formas de movilidad. Varias iniciativas puestas en marcha este año dan fe de ello. Por ejemplo, Mapfre anunció recientemente que ha iniciado una colaboración con Vodafone España para potenciar el seguro conectado para motocicletas a través de una solución tecnológica: el asegurado instalará un dispositivo en la moto que permitirá que el vehículo esté localizado y que emitirá información sobre su estado. Entre otras cosas, la aplicación puede detectar un impacto gracias a parámetros como la desaceleración súbita o la inclinación de la moto.

Respecto a las iniciativas relacionadas con la movilidad, hay varias anunciadas en los últimos meses. Entre ellas, Allianz ha firmado un acuerdo para asegurar a los usuarios de la startup Molo, que gestiona servicios por suscripción de motos eléctricas compartidas. Los clientes de esta startup contarán con las coberturas de RC obligatoria, RC voluntaria, Defensa Jurídica, Reclamación de Daños, Accidentes del conductor o asesoramiento por multas de tráfico proporcionadas por la aseguradora. MGS Seguros ha optado por otra forma de participar en el desarrollo del mercado de las nuevas formas de movilidad. Directamente ha entrado a formar parte del accionariado de Silence, empresa dedicada a la fabricación de motos eléctricas.

Parece que el seguro de Motos, un negocio que siempre ha sido el segundón en Autos, con mucha menor visibilidad que el seguro de Coches, reclama su espacio, como lo reclaman en nuestras calles las nuevas formas de transporte personal; una evolución que viene acompañada de los últimos avances tecnológicos, y que, además, está azuzada por el paralelo incremento del parque de motos tradicionales. Todo un reto para el sector.

Artículos relacionados