OPINIÓN

ELECCIONES EN CATALUÑA

Entre independentistas presos y autoexiliados anda el juego

El 28-A di­lu­ci­dará la pugna entre el de­te­nido Junqueras y el fu­gado Puigdemont

Puigdemont y Junqueras
Puigdemont y Junqueras

Las elec­ciones ge­ne­rales del 28-A tiene sabor a pre­cam­paña elec­toral au­to­nó­mica en Cataluña, en un pulso entre el preso Junqueras (ERC) y el au­to­exi­liado Carles Puigdemont. Todas las en­cuestas coin­ciden que las pró­ximas elec­ciones ge­ne­rales darán una vic­toria a ERC, en pugna con el PSC, ante Junts per Catalunya en el es­ce­nario ca­ta­lán.

Seguirán Ciudadanos y los Comunes, dejando para el PPC un papel residual y la incógnita de si Vox conseguirá algún escaño en Cataluña. Pero, en realidad, la lucha es casi personal entre Oriol Junqueras, líder de ERC en la cárcel, y el ex president Carles Puigdemont, exiliado en Waterloo, en la periferia de Bruselas.

Pocos esperan que se repita la sorpresa del 21-D, en la autonómicas de 2017, cuando los sondeos daban también la victoria a ERC, pero Carles Puigdemont logró aglutinar a última hora mayor número de electores y escaños al crear Junts per Catalunya.

Aunque, en realidad, el partido con mayor número de votos fue Ciutadans. Ahora las tortas han dado la vuelta y, salvo sorpresa de mayor grado, ERC doblaría el numero de diputados en el Congreso pasando de los actuales 8 escaños hasta 14 o 16, según las encuestas.

Quien salga primero en Cataluña tendrá un impacto considerable cara a las futuribles elecciones autonómicas que todo apunta serían para antes de fin de año.

Es casi imposible que un gobierno debilitado y dividido, como el que preside Quim Torra, pueda aguantar muchos meses más. Sobre todo, cuando vive bajo prorroga presupuestaria y, peor aún, con diferencias profundas entre la coalición JxC y ERC, como queda visible en cada acto electoral.

Si Puigdemont pierde la apuesta – los sondeos le dan de 4 a 5 escaños, de los 8 que ahora tiene – tendrá muy difícil continuar marcando la agenda del gobierno catalán desde Waterloo, lugar mítico por la derrota de Napoleón.

En realidad, Junqueras le habrá ganado la partida, desde la cárcel y el banquillo del juicio al Proces, sobre todo porque reforzará su imagen con presencia electoral tras la decisión de la Junta Electoral para que pueda participar en la campaña. En ERC apuestan ya que puedan participar en un eventual gobierno PSOE-Podemos-ERC que podría abrir nuevas vías para soluciones políticas al conflicto catalán.

El 28-A también servirá para contar, en votos, cual es el nivel de los partidos defensores de una consulta refrendaria sobre todo si superan el listón del 50 %. Cuentan, además, con el apoyo de los Comunes que defienden igualmente la idea de un referéndum.

El principal temor de los partidos pro independentistas reside en que, al final, pueda haber un gobierno de coalición PSOE-Ciudadanos que alejaría cualquier formula negociada en Cataluña. Para los socialistas de Miquel Iceta, que en estas elecciones lidera Maritxell Batet, la esperanza es seguir siendo el partido más votado en Cataluña, siguiendo la tradición de anteriores comicios donde siempre ganaban el voto en las elecciones generales.

El veredicto llegará la noche del domingo 28 de abril, aunque, en la espera, hay euforia en las filas de ERC y gran temor entre los seguidores de J x C, en una campaña donde el tema catalán ha continuado siendo uno de los ejes principales de pugna en todos los partidos.

Artículos relacionados