MONITOR DE LATINOAMÉRICA

Las grandes eco­no­mías, Brasil y México, al ra­lentí, y cuatro países en re­ce­sión

Latam: 2019 será otro ‘año perdido’ para el despegue económico

Venezuela hace pin­char a la re­gión, que sólo cre­cerá entre el 0,9% y el 1,4%

NIcolás Maduro, presidente de Venezuela
NIcolás Maduro, presidente de Venezuela

“Una eco­nomía mun­dial en mo­mento de­li­ca­do”. Lo dicen el FMI y la Cepal. Este 2019 tam­poco será año de re­cu­pe­ra­ción del cre­ci­miento. Con las dos grandes eco­no­mías, Brasil y México, al ra­lentí y Argentina y Venezuela en re­ce­sión, será otro ‘ejercicio per­dido’ para el des­pegue en Latam. FMI, BM y Cepal han re­ba­jado sus pre­vi­sio­nes, que si­túan ahora entre el 0,9% y el 1,4%

Inquietud por la pugna comercial EEUU-China (pese a la actual tregua) y por un Brexit duro; incertidumbre por la desaceleración global; endurecimiento de las condiciones financieras y enfriamiento chino enturbian el horizonte. Perú, Bolivia, Panamá y Dominicana serán excepciones en otro año de expansión decepcionante.

El FMI ha reducido su proyección para Latam del 2% al 1,4% para 2019 y del 2,5% al 2,4% en 2020, además de afeitar las expectativas en Brasil y México, “por cambios en la percepción sobre el manejo de las políticas en los nuevos gobiernos”. Y pronostica un 2019 de recesión en Ecuador (-0,5%), Argentina (-1,2%), Nicaragua (-5%) y Venezuela (-25% este año, que Cepal reduce al -16%, y -10% en 2020, con inflación del 10.000.000% en 2019).

El Fondo tilda a Venezuela de ‘lastre’ para el área por su “trágico colapso”. Latam sumará 6 años de baja expansión (1,3% en 2017 y 1% en 2018) y crecerá bajo la media global (3,3%), ligeramente más que la zona euro (1,3%) y lejos de Asia y China (6,3%).

A su vez, la Cepal ha rebajado su estimación para Latam del 1,7% al 1,3%, tras señalar como grandes riesgos el bajo crecimiento global, el escaso dinamismo del comercio mundial (que OMC acaba de destacar), las condiciones financieras que afrontan los emergentes y el eventual impacto en las materias primas del alza de las restricciones comerciales por las disputas entre potencias y el ‘catarro’ de China (mayor consumidor global de los metales y granos que exporta el área).

Sudamérica crecerá el 1,1% (0,5% en 2018) y el 2,4% en 2020 y Centroamérica lo hará el 3,1-3,2% en 2019 y el 3,5% en 2020, con revisiones a la baja en sus países por la desaceleración en EEUU. Más pesimista, el Banco Mundial ha recortado el pronóstico para Latam del 1,6% al 0,9% en 2019.

Para Brasil, que se recobra a paso lento de la recesión 2015-16 y que en 2018 creció el 1,1%, el FMI prevé en sus ‘Perspectivas Económicas’ crecimientos del 2,1% en 2019 (4 décimas menos de lo previsto) y del 2,5% en 2020, siempre que el presidente Bolsonaro saque adelante la reforma al sistema de pensiones y contenga el alza de la deuda. La Cepal limita el avance en 2019 al 1,8%. Para México, presidido por el izquierdista AMLO, el FMI otea una expansión inferior al 2% de 2018 tanto en 2019 como 2020. Rebaja sus previsiones y las sitúa en el 1,6% en 2019 (1,7% según Cepal) y el 1,9% en 2020, debido a la incertidumbre que desprenden algunas políticas. El FMI detecta inquietud por los cambios en la dirección del Gobierno; una incertidumbre que aleja la inversión exterior (cancelación del nuevo aeropuerto de la capital, reversión de reformas en educación y energía) y una política monetaria más estricta de lo esperado.

Argentina se contraerá el 1,2% en 2019 (frente al -1,7% esperado, aunque la Cepal lo sitúa aún en -1.8%) y el -2,5% de 2018, para expandirse un 2,2% en 2020, según un FMI, que desde 2018 auxilia al Gobierno Macri con un crédito de 56.000 millones a cambio de un duro ajuste.

El Fondo augura una inflación del 30,5% en 2019 y del 21,2% en 2020 (47,6% en 2018). Con todo, indica que espera “estabilización financiera y recuperación” en Argentina, donde el BM prevé una caída del PIB del 1,3% este año tras la recesión de 2018 (-2,5%).

Perú crecerá el 3,9% este año (3,6% según Cepal) y el 4% en 2020 (4% en 2018) y será el segundo país con más expansión este año en Sudamérica tras Bolivia que avanzará el 4% (4,3% para Cepal) y el 3,9% en 2020, tras el 4,3% en 2018. Paraguay lo hará el 3,5% (4% según Cepal) y el 4% (3,7% el año pasado). Colombia avanzará el 3,5% (3,3% para Cepal) en 2019 y el 3,6% en 2020 (2,7% en 2018). Chile bajará el pistón al 3,3%-3,4% y al 3,2% (4% en 2018), al igual que Uruguay (1,9% en 2019, que Cepal baja al 1%) y 3% en 2020 (2,1% en 2018). Ecuador, que creció el 1,1% en 2018 verá caer el PIB el 0,5% según el FMI (Cepal ve un avance del 0,4%), para apenas crecer (0,2%) en 2020.

En Centroamérica, según Cepal, Dominicana, con un 5,5% que el FMI baja al 5,1%, y Panamá (5,4%) liderarán el avance. A menor ritmo irán Honduras (3,5%); Guatemala (3%); Costa Rica (2,8%) y El Salvador (2,3%) y una Cuba (1%) donde el líder del PC, Raúl Castro, acaba de llamar a estar listos para “lo peor” en economía. Para Nicaragua, tanto Cepal y FMI prevén recesión (-5%).

A estas mediocres perspectivas se añade la debilidad del comercio mundial. La OMC prevé que su crecimiento baje cuatro décimas, al 2,6% en 2019, aunque “de aliviarse las tensiones comerciales” por el conflicto China-EEUU, el Brexit y otros “vientos en contra”, podría repuntar al 3% en 2020.

Artículos relacionados