La ten­dencia de menor cre­ci­miento se con­firma en las ventas on­line

A Inditex le comen la tostada en casa cuando más se preocupa del exterior

La com­pañía, pre­sente en 88 mer­ca­dos, pierde fuelle frente a la com­pe­tencia en España

Inditex
Inditex

Inditex está te­niendo más pro­blemas de lo que pa­rece. Su ra­len­ti­za­ción de cre­ci­miento es una muestra de que las di­fi­cul­tades se le están pre­sen­tando con una mayor ce­le­ridad de lo que en prin­cipio es­pe­raba. La ma­yoría de los es­ta­ble­ci­mientos del grupo está per­diendo vo­lumen de clientes en te­rri­torio es­pañol en com­pa­ra­ción con la com­pe­ten­cia. Justo coin­cide en el mo­mento en el que más di­ver­si­fica en clave in­ter­na­cio­nal. Sus ac­ciones en bolsa si­guen casi un 30% por de­bajo de sus má­xi­mos.

La firma textil ha hecho una apuesta por la internacionalización clara y notoria. Está presente en 88 mercados de los cinco continentes con más de 7.000 tiendas. En la actualidad cuenta con ocho tiendas en Sudáfrica, ya que hasta el momento solo tenía presencia su buque insignia Zara, con siete establecimientos. Una muestra de músculo y de interés por captar más áreas de negocio.

Pero el problema de la compañía fundada por Amancio Ortega lo está teniendo en casa. Y es que pese a obtener un beneficio un 2% superior y aumentar sus ingresos un 3%, según sus últimos resultados, el grupo está viendo como las ventas de sus principales tiendas se están desacelerando en España. Al mismo tiempo que incrementaba sus clientes fuera de nuestras fronteras, Zara, Bershka y Stradivarius reducían sus clientes suelo español.

Así lo refleja el Kantar Worldpannel de 2018, que establece un análisis sobre los clientes que visitan las tiendas físicas. En este sentido, Zara redujo el número de clientes el pasado año un 9% de sus clientes en 2018 hasta los 8,2 millones. La traducción de esto es que se trata de la cifra más baja de los últimos cinco años.

Eso no queda ahí. Es la dinámica que ha presentado en el resto de tiendas físicas. Los clientes de Stradivarius también descendieron el 1% hasta los 4,8 millones de compradores y Bershka, se dejó un 3% de la clientela que poseía el ejercicio anterior. Una clara muestra de que no se está logrando adaptar a las necesidades del consumidor español. Al menos en este último periodo.

Con todo, a este descenso generalizado mostró resistencias Massimo Dutti, que se quedó enfrascada en los 1,2 millones de clientes, mientras que Pull&Bear, sí avanzó un 1% hasta los 4,7 millones de clientes, con respecto al 2017.

Siguiendo este marco, la realidad es que la empresa ya mostró síntomas de agotamiento durante la última presentación de sus cuentas correspondientes al pasado ejercicio. Tanto es así que en las ventas online, una de las claras apuestas de crecimiento de la firma, vivieron un retroceso del 16,3% al 16,2% en cuanto a generación de facturación en España.

H&M quiere entrar a competir

Estos datos, paradójicamente, contrastan con su principal competidor en ámbito internacional como es H&M. La cadena de moda sueca aumentó sus ventas en España un 7% en el primer trimestre del año fiscal (diciembre-febrero), hasta 1.867 millones de coronas (179 millones de euros).

"Los cambios que se están introduciendo han contribuido a una evolución positiva de las ventas, con más a precio completo; menores bajadas de precios y mayores cuotas de mercados en la mayoría de los países", apuntó la firma en sus últimos resultados.

Una oferta más sólida a los clientes y las mejoras introducidas propiciaron que la bajada de precios se redujera casi un 1,5% en relación a la facturación, en comparación con el primer periodo del pasado ejercicio fiscal.

La obsesión por los ingresos externos

La desaceleración del volumen de cliente de Inditex choca con la política de expansión a nivel internacional. En concreto, la firma creada por Amancio Ortega refuerza su presencia en Indonesia con la apertura de una nueva tienda de Berskha, la línea que se centra en el aficionado a la moda más joven, en el centro comercial de Lippo Mall Puri en Yakarta, donde recientemente también ha abierto un establecimiento Stradivarius y donde ya estaba Pull&Bear.

En Indonesia, el grupo textil contaba con 46 establecimientos a 1 de enero de 2016, que se reparten en 13 de Zara, 9 de Pull&Bear, 3 de Massimo Dutti, 7 de Bershka y 12 de Stradivarius. Además, también apuesta por crecer en África, continente en el que solo tiene presencia en Sudáfrica, Marruecos, Egipto, Túnez y Argelia, con el desembarco de la primera tienda de Zara Home en Johannesburgo. Un sinfín de presencia exterior que deja algo al descubierto sus intereses domésticos.

Artículos relacionados