El lan­za­miento de Disney +, un nuevo desafío para el sector

Las operadoras se preparan para la batalla del 'streaming'

Movistar, Orange y Vodafone buscan fór­mulas para con­tra­rrestar su im­pacto

Movistar
Movistar

El mundo del ‘streaming’ se está con­vir­tiendo en un nicho de mer­cado bas­tante co­ti­zado para las prin­ci­pales ope­ra­doras es­paño­las. El cambio en los há­bitos de con­sumo está pro­vo­cando que la com­pe­ti­ti­vidad se haya dis­pa­rado. Cada vez hay más pla­ta­formas que ofrecen este ser­vi­cio, lo cual hace que la cap­ta­ción de in­gresos por parte de las em­presas que han apos­tado por esta ac­ti­vidad pueda verse re­du­cida. La en­trada de Disney + como nueva op­ción pone el es­ce­nario patas arriba.

El sector de las operadoras no descansa. Ve alternativas de negocio a medida que pasa el tiempo lejos de las ofertas tradicionales de internet, telefonía móvil o telefonía fija. La oferta televisiva ha entrado con una gran fuerza en escena, debido a la demanda por parte de los consumidores, en creciente expansión.

Esto es algo que han detectado las principales multinacionales, sobre todo en Estados Unidos. A la explosión meteórica de Netflix se unió poco después HBO y Amazon Prime Video. De ahí las operadoras españolas empezaron a mover acuerdos comerciales con estas plataformas para aumentar su captación de clientes.

Orange optó por dos nuevos paquetes de fibra y datos que incluyen Netflix: Love Intenso Max y Love Experto. Por su parte, Telefónica también apuesta por el streaming en la estrategia de contenidos de Movistar, que también pasa por los paquetes convergentes que se parecen mucho a los de la operadora francesa.

Si embargo, Netflix no está integrado a sus paquetes más básicos de Movistar (Fusión #0 y Fusión base), siendo el único de los grandes operadores que no lo ofrece de una manera u otra (ya sea como extra o incluido ya en el importe final) en alguna de sus promociones.

Por su parte, Vodafone es la que más apuesta por los contenidos de streaming –es su principal inversión tras no optar a tener los derechos del fútbol– y ofrece tanto Netflix como HBO. Esta últimano está integrada a ninguno de los otros grandes operadores. La gama de opciones está clara, aunque no deja de ser un desafío.

El reto de la entrada de Disney

La llegada de Disney + agranda esas incertidumbres dentro del sector, pese a que puede crear más fuente de ingresos. La compañía de Mickey Mouse competirá con un precio inferior al de Netflix, que en enero subió el coste de su suscripción básica a 8,99 dólares al mes. Tras su debut en Norteamérica, comenzará un proceso de expansión por todo el mundo. Ahí es donde viene el reto.

Se trata de un proceso de expansión que durará unos dos años, todavía sin fechas exactas confirmadas, y que pasará por diferentes fases según las zonas. En suelo español se prevé que llegue en el último trimestre de este año o el primero de 2020, mientras que en América Latina desembarcará en otoño del año que viene.

El servicio de Disney contará con sus películas y programas televisivos, así como con el archivo que está por adquirir a 21st Century Fox, un negocio que se cerrará en los próximos días. Allí están incluidas las franquicias de "Star Wars" y de los superhéroes de Marvel, así como el contenido televisivo de ABC. En el resto de países, adaptará su propuesta a más contenido local.

La analista Alexia Quadrani, de JP Morgan, anticipó que Disney eventualmente crecerá hasta alcanzar a Netflix, o convertirse en algo mayor, con hasta 45 millones de suscriptores en Estados Unidos y 115 millones a nivel internacional. Desde luego que su crecimiento puede desembocar en una guerra competitiva entre las operadoras, como ya se vio anteriormente con otras plataformas.

Artículos relacionados