DESDE EL PARQUET

Merlin Properties aprende portugués

Muchos bol­sistas están cen­trando su aten­ción hacia Merlin Propertis en estos días des­pués de que su con­se­jero de­le­gado re­co­no­ciera las in­ten­ciones del grupo de crear una so­cimi en Portugal du­rante la re­ciente junta de ac­cio­nis­tas.

El grupo inmobiliario estaría estudiando esta opción con el fin de integrar los activos en esta región y comenzar a cotizar en la Bolsa de Lisboa.

Portugal acaba de poner en marcha el régimen de sociedades de inversión inmobiliaria similar al implantado en España en 2012, lo cual ha llevado a Melin a analizar si puede conseguir opciones más ventajosas con esta fórmula.

Al tiempo, el grupo está sopesando la conveniencia de cotizar en el mercado local, aunque esta posibilidad no es excluyente de la creación de la socimi portuguesa. Además de captar al ahorrador luso, cotizar en el PSI 20 le podría dar acceso a Euronext. Decisiones que se abordarán a lo largo de este mismo año.

El grupo ha anunciado además un plan de inversiones por 309 millones de euros en el segmento logístico en busca de lograr una mayor diversificación geográfica de sus activos en esta área de negocio, cuya presencia en la actualidad se centra básicamente en Madrid y Barcelona.

Merlin Properties, recuerdan los expertos, es la mayor inmobiliaria de España con una capitalización superior a los 5.500 millones de euros y una cartera de activos por encima de los 12.000 millones de euros. También destaca por sus excelentes fundamentales con una relación precio beneficio (PER) inferior a las cinco veces, según infobolsa, una ratio muy interesante teniendo en cuenta su alta capacidad para generar flujos de caja.

Su rentabilidad por dividendo ronda el 4%. Al respecto la compañía ha anunciado su intención de abonar el 30 de abril un dividendo ordinario, repartirá 94,1 millones de euros entre sus accionistas, junto a una distribución con cargo a la reserva de prima de emisión de 0,097 euros por acción.

Sus esfuerzos por reducir el nivel de apalancamiento es otro de los factores que gusta en el mercado. La compañía ha rebajado su endeudamiento tras pagar 160 millones de deuda bruta para finalizar 2018 en el 40,7% frente al 43,6% del ejercicio anterior gracias en buena parte a la venta de activos no estratégicos. Los tipos de interés bajos y la baja rentabilidad de los bonos sigue jugando además a su favor en el corto y medio plazo.

Factores que han llevado a Merlin a recuperar la tendencia alcista después del duro varapalo sufrido en la recta final del pasado ejercicio. Las acciones suben un 10% en el año y ahora vuelven a luchar por recuperar la cota de los 12 euros. Un pequeño paso, dicen, frente al elevado potencial de cerca del 20% en relación al precio objetivo, por encima de los 14 euros, que le otorgan muchos analistas.

Artículos relacionados