Sacyr cierra con éxito una emisión de bonos convertibles de 175 millones

Sede de Sacyr
Sede de Sacyr

Sacyr ha cerrado con éxito la colocación de una emisión de bonos convertibles en acciones a cinco años por importe de 175 millones de euros, con el fin de hacer frente al vencimiento el próximo mes de mayo de los títulos que emitió en 2014, según informó el grupo.

Con la operación, la compañía que preside Manuel Manrique sustituirá esta deuda titulizada, alargará su vencimiento y rebajará su coste.

Los nuevos títulos se han colocado finalmente a un tipo de interés del 3,75%, el mayor del rango previsto, pero por debajo del 4% que devenga la emisión actual.

No obstante, del saldo de 250 millones que queda vivo de la emisión convertible de 300 millones que la compañía lanzó en abril de 2014 y que vence ahora, sólo han aceptado la oferta de recompra de Sacyr títulos por 82,2 millones, el 32,9% del total. El resto se pagarán a su vencimiento.

En cuanto a la emisión, Sacyr indicó en un comunicado que recibió peticiones de títulos que doblaban varias veces la oferta. Según asegura, ha recibido órdenes de 63 inversores de trece países distintos.

La operación se dirigió a inversores cualificados y estuvo coordinada por Deutsche Bank y JP Morgan, con la participación de Banco Santander.

Sacyr recurre así de nuevo al mercado de capitales para afrontar el vencimiento de estos bonos.

Asimismo, la compañía coloca la emisión días después de levantar fondos para, entre otros fines, reducir deuda corporativa, con la venta del 49% de las concesiones que tiene en explotación en Chile. También destinará a atajar el pasivo lo obtenido con Itínere.

REDUCIR DEUDA, OBJETIVO ESTRATÉGICO. Sacyr asegura que está trabajando para reducir su deuda que, a la conclusión de 2018, ascendía a 4.045 millones de euros, un monto un 18% superior al del año anterior.

El aumento derivó fundamentalmente del préstamo que firmó para afrontar la devolución de los 225 millones que en su día recibió de Panamá como anticipos para construir la ampliación del Canal.

Sacyr afronta el vencimiento de los bonos que lanzó en 2014 y sigue trabajando para acotar la deuda mientras al cierre del pasado año dio por concluida la primera fase de su plan estratégico, centrada precisamente en la reducción de pasivo y el reforzamiento de la internacionalización.

El grupo centrará la segunda parte de su 'hoja de ruta' a 2020 en reforzar su perfil como grupo de concesiones, negocio que actualmente figura como primera fuente de beneficio bruto de explotación (Ebitda) del grupo.

Artículos relacionados